No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPPpara recibir materiales todos los días, CLICK AQUÍ.

Por: John Piper

Este artículo forma parte de la serie: La providencia de Dios.

La providencia sobre el gobierno del mundo delegado a Satanás

A veces a Satanás se le llama en la Biblia “el príncipe de este mundo” (Jn 12:31; 14:30; 16:11), “el dios de este mundo” (2Co 4:4), el “príncipe de la potestad del aire” (Ef 2:2) o el poder cósmico “de este mundo de tinieblas” (Ef 6:12). Esto significa que deberíamos tomarlo en serio cuando en Lucas 4:5-7 se nos dice:

El diablo lo llevó [a Jesús] a una altura, y le mostró en un instante todos los reinos del mundo. “Todo este dominio y su gloria te daré”, le dijo el diablo; “pues a mí me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy. Por tanto, si te postras delante de mí, todo será Tuyo”.

Por supuesto que esto es estrictamente cierto: si el soberano del universo se postra en sometimiento y adoración ante alguien, ese alguien se convierte en el soberano del universo. Pero la afirmación de Satanás de que puede dar la autoridad y la gloria de todos los reinos del mundo a quien él quiera es una verdad a medias. No hay dudas de que él causa estragos en el mundo al manipular a un Stalin, a un Hitler, a un Idi Amin, a una María la sanguinaria, a un Gengis Kan o a un Saddam Hussein a ejercer un poder homicida. Pero Satanás hace esto solo con el permiso de Dios y dentro de los límites fijados por Dios.

Esto es aclarado una y otra vez en la Biblia. Por ejemplo, en Daniel 2:21 leemos que “[Dios] quita reyes y pone reyes”, lo que significa que hoy podría destituir a cualquier tirano en cualquier lugar y en el momento que desee. Y podría haberlo hecho en cualquier momento de la historia. Y en Daniel 4:17 vemos que “el Altísimo domina sobre el reino de los hombres, y se lo da a quien le place”. Y en Romanos 13:1, “no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas”. Y cuando los reyes están en el lugar establecido por Dios, con o sin la intervención de Satanás, están bajo el dominio de la soberana voluntad de Dios, como dice Proverbios 21:1, “Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del SEÑOR; Él lo dirige donde le place”.

Naciones malvadas se levantan y se establecen a sí mismas en contra del Altísimo. “Se levantan los reyes de la tierra, y los gobernantes traman unidos contra el SEÑOR y contra Su Ungido, diciendo: ‘¡Rompamos Sus cadenas y echemos de nosotros Sus cuerdas!’. El que se sienta como Rey en los cielos se ríe, el Señor se burla de ellos” (Sal 2:2- 4). ¿Piensan ellos que sus pecados, males, y rebeliones pueden frustrar el consejo del Señor? El Salmo 33:10-11 responde: “El Señor hace nulo el consejo de las naciones; frustra los designios de los pueblos. El consejo del Señor permanece para siempre, los designios de Su corazón de generación en generación”. Así que cuando se enfurecen contra Dios, Él se ríe. Esa no es Su única respuesta. Pero es la que deja claro: ¡tú no mandas!

Por lo tanto, el poder satánico detrás de las naciones, que Dios en cierta medida concede, está gobernado por Dios. Satanás y sus gobernantes no se mueven sin el permiso de Dios, y no se mueven fuera de la providencia decisiva de Dios.


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos