No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPP, para recibir materiales todos los días, 

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Mi búsqueda diaria«

Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre. 1 CRÓNICAS 28:9

Tengo una sola esperanza en la vida: que Dios me use. Así como el pobre burrito reprendió al profeta por su locura, y el canto del gallo hizo que el apóstol se arrepintiera, oro porque Dios quiera usar a este indigno instrumento que soy yo.

Cuanto más pensamos en nuestra importancia, nuestras capacidades y nuestros talentos, menos puede usarnos Dios.

Hoy hay educación, tecnología, talentos, aunado a la idea de que todas esas cosas son para que Dios las utilice. Me alegro de que no sea así. Porque si lo fuera, alguien como yo no sería de utilidad alguna en manos del Maestro. ¡Gracias a Dios que no es así! Me encanta poder ponerme en la misma fila del burrito y el gallo que Dios usó. Lo bello del burro y el gallo es que no tenían idea de que Dios les estaba usando.

En mi opinión, uno de los grandes deleites del cielo será enterarnos por primera vez cómo nos usó Dios exactamente, y por cierto que nos usó.

¡Úsame hoy, oh divino Salvador!

Limpia y renueva a tu siervo.

Señor, lléname con tu Espíritu, te pido,

Y luego, úsame hoy a tu servicio.

GERTRUDE R. DUGAN

Te pido, oh Dios, que me humilles y me traigas de vuelta a la tierra para que entienda que soy solo un instrumento en tus manos. Úsame según tu voluntad. En el nombre de Jesús, te lo pido, amén.

*A. W. Tozer fue un pastor cristiano estadounidense, predicador, escritor, editor de revista y conferenciante bíblico, lea la biografía de Tozer EN ESTE ENLACE.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos