No olvides compartir ...

Por: Teología Sana.

El matrimonio es una institución sagrada y un compromiso que requiere dedicación, amor y esfuerzo constante. Para los hijos de Dios, la fe en Dios y la guía de la Biblia son fundamentales para fortalecer esta unión.

El matrimonio es un regalo de Dios que debe ser cuidado y nutrido. A medida que nos adentramos en un nuevo año, es importante reflexionar sobre cómo podemos fortalecer la relación con nuestra pareja y enriquecer nuestro matrimonio. La Biblia nos proporciona sabiduría y orientación para edificar un matrimonio sólido y duradero.

1. Priorizar el Amor: En 1 Corintios 13:4-7, se nos recuerda la naturaleza del amor: paciente, bondadoso, no envidioso, no jactancioso, no orgulloso, no grosero, no egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor, no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

2. Orar Juntos: La oración en pareja fortalece el vínculo matrimonial y permite que Dios sea el centro de la relación. Mateo 18:20 nos recuerda que «donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

3. Practicar el Perdón: Efesios 4:32 nos insta a «ser bondadosos y compasivos unos con otros, y perdonarnos mutuamente, así como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo».

4. Crecer Espiritualmente Juntos: Compartir lecturas bíblicas, asistir a la iglesia y participar en actividades de fe fortalece la conexión espiritual en el matrimonio.

5. Comunicación Saludable: Efesios 4:29 nos enseña a «no decir palabras corrompidas, sino las que sean buenas para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes». La comunicación respetuosa y amorosa es fundamental.

6. Tiempo de Calidad: Proverbios 5:18-19 nos recuerda la importancia de disfrutar el uno del otro y dice: «Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre».

7. Servir Juntos: Gálatas 5:13 nos anima a «servirnos por amor los unos a los otros». El servicio mutuo fortalece el lazo matrimonial.

8. Buscar Consejo Bíblico: Proverbios 15:22 nos enseña que «los planes fracasan por falta de consejo, pero triunfan con muchos consejeros».

Conclusiones

Al poner en práctica estos principios bíblicos, podemos fortalecer y enriquecer nuestro matrimonio en este nuevo año. Recordemos que el amor, la oración, el perdón, el crecimiento espiritual, la comunicación, el tiempo de calidad, el servicio mutuo y el consejo bíblico son fundamentales para edificar un matrimonio sólido y armonioso.

Que la sabiduría de Dios y el amor de Cristo guíen nuestros matrimonios, permitiéndonos crecer juntos en fe, amor y unidad. Como dice Colosenses 3:14, «sobre todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto».


Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos