No olvides compartir ...

Por: Charles Spurgeon

Sepan que el Señor honra al que le es fiel; el Señor me escucha cuando lo llamo. SALMOS 4:3

Entiendes, entonces, que Dios discierne la piedad en los hombres. Hay mucha escoria en todos nosotros, pero Dios espía cualquier oro que pudiera haber, si en el mineral hay algún oro, Dios preserva el terrón debido al metal precioso que este contiene.

Yo sé que no eres perfecto. Quizá en este momento estés sufriendo por una gran falta, si es así, me alegra que tengas la piedad que hace que uno sufra por el pecado. Sé que no eres lo que quieres ser o anhelas ser o debes ser. No obstante, temes al Señor y confías en él y lo amas. Así que el Señor puede ver todo eso, él conoce el bien que hay en ti.

Él se echa tu pecado a sus espaldas, pero aquello que es de su gracia, lo aparta para sí y te aparta para sí por el bien que hay en ti. Sí me gusta notar en las Escrituras que aunque el pueblo de Dios se describe como un pueblo muy imperfecto, y aunque el Señor nunca es gentil con el pecado, no obstante, él es siempre muy gentil con ellos. Si hay algo bueno en ellos, él lo saca a la luz y es muy misericordioso y su amor cubre con un mantel miles de sus errores y faltas.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos