No olvides compartir ...

Por: Tim Challies.

Creo que en realidad odia a su hija. Se sentó a mi lado en el partido de fútbol, con su hija compitiendo contra la mía. Mientras tanto, su hijo se sentó a su lado. O, al menos, lo estuvo durante un minuto, hasta que se levantó y empezó a mirar con nostalgia el puesto de comida. Él exigió una golosina, primero de forma quejumbrosa, luego con insistencia y después con rabia. Ella protestó un rato, diciendo que no era su cajero automático personal, pero pronto cedió y sacó unos dólares de su cartera. Ella le dijo que al menos comprara algo para compartir. «Hoy todavía no he comido». Se alejó y volvió con una bolsa de azufaifas. «Pero sabes que no puedo comer eso», dijo ella. «Ahora no puedo compartirlo contigo». Él sonrió. 

Así fue durante todo el partido. Durante una hora discutieron. Durante una hora, ella intentó controlarlo con ira, con sobornos, con amenazas. Intentó hacer que él se disculpara por sus ofensas. A él, simplemente, no le importaba estar molestando a su madre. A ella tampoco le importaba, no le importaba que los demás y yo nos retorciéramos de incomodidad mientras oíamos cómo se desarrollaba todo la discusión. Al final del partido, llegué a pensar que en realidad ella podría odiar a su propio hijo. No estoy convencido de que él quiera a su madre. 

Ya sabes lo que dice Salomón sobre la crianza de los hijos: «El que evita la vara odia a su hijo, pero el que lo ama lo disciplina con diligencia» (Pro 13:24). Disciplinar a nuestros hijos es amarlos; fallar en disciplinarlos es no amarlos. Más adelante, en el libro de Proverbios, se hace eco de esto cuando dice: «No escatimes la disciplina del niño; aunque lo castigues con vara, no morirá» (Pro 23:13). Tanto si lo entendemos como un mandato de disciplina física o no, sin duda podemos entenderlo como una instrucción divina para disciplinar diligentemente a nuestros hijos. Hay consecuencias si fallamos en disciplinarlos: ponemos en peligro la misma alma del niño. Un niño que no respeta la autoridad de sus padres nunca respetará la autoridad de su Creador. Si fallamos en disciplinar a nuestros hijos para que nos obedezcan, fallamos en disciplinarlos para que se sometan a Dios

Pero en ese lugar del campo de fútbol vi otra terrible consecuencia de no disciplinar a nuestros hijos. Para ser justos, no sé nada sobre esa madre y su hijo, aparte de lo que oí ese sábado por la tarde. No me gustaría que me juzgaran por mis peores momentos como padre y no me gustaría que juzgaran a mis hijos por sus peores días. Pero supongamos que la forma en que se comportó allí es un reflejo de la forma en que suele responder a su hijo cuando él es grosero o exigente. No hace falta ser Tedd Tripp para ver que habrá consecuencias. Hará de su hijo un niño consentido y echará a perder su relación con él. Ella llegará a odiarlo. ¡Claro que lo odiará! Lo odiará porque la falta de disciplina lo ha vuelto insoportablemente rebelde y egocéntrico. 

El padre que evita la vara no solo arruina al hijo, sino que también arruina una futura relación con él. El padre que evita la vara odia a su hijo, pero también se odia a sí mismo. Le niega a su hijo la bendición de aprender a someterse y obedecer y se niega a sí mismo la bendición de tener un hijo con quien tiene una relación llena de amor. «El padre del justo se regocijará en gran manera; y el que engendra un hijo sabio se alegrará en él» (Pro 23:24). Si el padre de un hijo justo se alegra, el padre de un hijo rebelde se lamenta. Si la madre de un hijo sabio se alegrará en él, la madre de un hijo necio se avergonzará en él. Sin embargo, los padres que disciplinan diligentemente a sus hijos se convierten en el deleite de éstos. «Corona de los ancianos son los nietos, y la gloria de los hijos son sus padres» (Pro 17:6). La disciplina diligente se devuelve con respeto de por vida, es una relación duradera. 

Lo que vi en ese lugar es lo mismo que Salomón trató hace tantos milenios. Si disciplina a tus hijos los amarás y te amarán. Si no disciplinas a tus hijos, los odiarás y ellos te odiarán. Si evita la vara y arruinarás al niño, pero también, si evitas la vara, arruinarás al padre. 

Este artículo se publicó originalmente en Challies

*Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Foto de Yogendra Singh en Unsplash


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos