No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPPpara recibir materiales todos los días, 

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Mi búsqueda diaria«

Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones… ISAÍAS 42:5-6

Si estudiamos el pasado y encontramos los factores de causa y efecto, descubriremos al que los creó, que es Dios.

Detrás de todo lo previo, de toda la vida, toda la ley, todo el tiempo, está Dios. Dios le da significado a la vida humana. Descartar a Dios equivale a llevar al hombre a un estado de completa confusión, a una crisis de identidad. Allí parece estar hoy la mayor parte de la humanidad. Han perdido su propósito en la vida y buscan con frenesí alguna razón para existir.

Si tomas el concepto de Dios, la idea de Dios, y la sacas de la mente humana, no hay razón para ser o vivir. Ha habido quienes exploraron distintos caminos para justificar la existencia, como, por ejemplo, el entretenimiento. El entretenimiento es lo que el diablo usa para reemplazar a la adoración.

El Creador nos hizo para un propósito suyo. Si no descubrimos eso, jamás entenderemos nuestro propósito en este mundo. La enorme mayoría de los seres humanos de hoy no entiende cuál es su propósito en este mundo.

Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,

Que te creó, y en salud te sostiene clemente.

Tu defensor en todo trance y dolor,

Su diestra es omnipotente.

JOACHIM NEANDER (1650-1680)

Bendito sea el Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo, que ha dado a mi vida propósito, por sus designios desde el principio de los tiempos. Te honro hoy con mi ser, cumpliendo tu gran propósito en mí. Amén.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos