No olvides compartir ...

Por: Charles Stanley.

Lea: 1 Pedro 4.12-19 

Cuando usted pasa por una prueba, ¿cuál es su primera reacción? ¿Quiere huir de ella? Aunque ese es un sentimiento normal, Dios tiene un camino diferente. No son las pruebas de la vida las que nos fortalecen o destruyen, sino nuestra reacción ante las dificultades. Entonces, ¿cómo debemos reaccionar cuando las dificultades nos resultan abrumadoras?

PRIMERO, CONFIAR EN DIOS. Él quiere que sus hijos creamos su Palabra y valoremos cuán fiel ha sido en el pasado. Nos asegura que Él pone límites a nuestras pruebas y nos capacita para soportarlas (1 Co 10.13).

SEGUNDO, PERSEVERAR. Incluso cuando no entendemos, y el dolor parece demasiado grande, no debemos rendirnos. Tenemos que seguir buscando al Señor a través de su Palabra y la oración.

TERCERO, RECORDAR QUE EL SEÑOR TIENE EL CONTROL. Él permite la adversidad por alguna razón y demuestra su poder sustentador en medio de ella. Aunque el dolor puede sentirse intolerable, Dios nunca nos abandonará. La Biblia compara nuestro crecimiento con el oro, que se refina con el fuego (1 P 1.7).

Encontraremos dificultades, a veces pasaremos por pruebas que parecerán excesivas. Sin embargo, podemos confiar en que nuestro Padre celestial nos librará y guiará de una manera que jamás podríamos imaginar. Él no espera que luchemos solos, pero sí quiere que tengamos fe.


Siga leyendo …


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos