No olvides compartir ...

Por: John MacArthur.

Este artículo forma parte de la serie: La Gloria del Cielo

Los ángeles son seres creados, no semidioses. No tienen atributos divinos como puedan ser la omnisciencia y la omnipresencia. No han existido desde siempre. Son criaturas. Nehemías 9:6 dice lo siguiente: Tú sólo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran (cursivas añadidas). Este texto indica claramente que Dios creó a los ángeles. También deja entrever que los ángeles (como todas las demás criaturas inteligentes) fueron creados para que rindieran alabanza a Dios, y no para recibirla ellos mismos. De hecho, las Escrituras muestran cómo han impedido siempre los ángeles que se les adore, sea de la forma que sea, y cómo han dirigido esa adoración hacia Dios (cp. Ap. 19:10; 22:8-9).

El Salmo 148 nos confirma lo que acabamos de ver: que los ángeles fueron creados para que adorasen al creador:

Alabadle, vosotros todos sus ángeles; alabadle, vosotros todos sus ejércitos. Alabadle, sol y luna; alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos. Alaben el nombre de Jehová; porque él mandó, y fueron creados. -vv. 2-5 énfasis añadido

Tanto Nehemías 9:6 (Tú sólo eres Jehová [en hebreo yhwh] tú hiciste los cielos … con todo su ejército») como Salmo 148:5 («Jehová [yhwh)… mandó, y fueron creados) reconocen a Jehová como el único que creó a los ángeles. Una de las pruebas irrefutables de la divinidad de Jesús es la aseveración bíblica de que Él es quien creó todas las cosas, entre ellas los ángeles. Colosenses 1:16 dice que «en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y por él». Pablo está defendiendo en este pasaje la idea de que Cristo es Dios frente a la teoría de algunos que decían que no era más que un ser creado (hasta la fecha, los testigos de Jehová predican que Cristo es un arcángel, el más alto de los seres creados). El apóstol contrarresta con mucho cui- dado dicha suposición y declara que Cristo mismo es quien lo ha creado todo, incluyendo a los seres angélicos y todas las demás cosas que existen. Por lo tanto, Cristo es Jehová encarnado, no puede ser un simple ángel.

Pablo se refiere a menudo a los ángeles como principados y potestades que habitan y gobiernan en los lugares celestiales (Ef. 6:12). No se nos dan detalles sobre la jerarquía celeste, pero parece evidente que los ángeles están organizados en un orden de mando dispuesto por Dios. A lo largo de toda la Biblia se nos dice que forman un ejército inmenso. Y Cristo, en tanto que creador suyo, se sitúa muy por encima de ellos en autoridad. Él es el único que está a la diestra del Padre, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero» (Ef. 1:21). Una y otra vez la Biblia hace esta clara distinción entre Cristo, un ser eterno (Jn. 1:1), y los ángeles, que no son más que seres creados. Cristo «es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten» (Col. 1:17).

Por otro lado, la doctrina que dice que los ángeles son seres creados concuerda a la perfección con 1 de Timoteo 6:15-16, donde se afirma que Jesucristo es «el bienaventurado y solo Soberano, Rey de re- yes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad».

Extracto del libro «La Gloria del cielo» escrito por John MacArthur.

Lea la segunda parte: ¿Cómo, por qué y cuándo fueron creados los ángeles? (Parte 2) – John MacArthur


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos