No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPP, para recibir materiales todos los días, 

Por: Rich Gregory

¿Qué Debemos Pensar Al Respecto?

Estos acontecimientos son importantes:

– Porque nos recuerdan lo que Israel necesita y no tiene: el conocimiento de su Mesías (Juan 12:44-50 ).

– Porque nos recuerdan lo que la humanidad necesita y no tiene: la salvación del mal y de la muerte (Romanos 6:23 ).

– Porque la inestabilidad mundial y económica que siempre se precipita tras las guerras nos recuerda que este mundo no es nuestro hogar: no almacenamos aquí nuestro tesoro porque vivimos para el Único Rey que reina sobre todo (Heb 13:14 ; Mt 6:19-21 ).

Este conocimiento debe guiar nuestra forma de pensar y, lo que es más importante, nuestra forma de orar sobre estos acontecimientos actuales. Cuando el Salmo 122:8 nos dice que “oremos por la paz de Jerusalén». No se refiere a la paz geopolítica. De hecho, como hemos aprendido, ¡eso es actualmente imposible! Una paz permanente y duradera no puede ser forjada en Jerusalén – o en cualquier otro lugar para el caso – hasta que Jesús haya regresado.

Pero aunque la paz política permanente no se pueda tener hasta ese día, eso no significa que la paz espiritual no se pueda tener hoy. Y ese es el mensaje de nuestro Evangelio: Jesús es quien es nuestra paz hoy con Dios (Ef 2:14 ), gobernando nuestros corazones para que podamos tener paz en medio de un mundo desordenado (Col 3:15 ). Por Él, podemos descansar con nuestros corazones y mentes guardados en esa paz perfecta (Fil 4:7 ). Esta es una condición que sólo puede ser nuestra cuando nuestros corazones y nuestras mentes permanecen en Él (Is 26:3 ). Este es el Evangelio, y es la única esperanza para la paz.

¿Cómo orar?

Así es como esto debería traducirse en tu vida de oración:

· Debemos orar para que el poder divino del Espíritu Santo abra los ojos de los judíos que se han cegado ante la gloria del Evangelio y para que lleguen a ver a Jesús como su única esperanza y fuente de paz (Juan 3:15-16 ).

· Debemos orar para que los palestinos, cuyas vidas están siendo amenazadas, abandonen la falsedad satánica conocida como Islam y se vuelvan a Jesús como el único Rey eterno que es digno de adoración y capaz de salvación (Juan 14:6).

· Debemos orar por el cese de las hostilidades para preservar la vida de los inocentes de ambos bandos, ya que seguramente se derramará sangre. Todos esos no combatientes son hombres y mujeres hechos a imagen de Dios y necesitados de la salvación de Dios (Gn. 1:27 ).

· Deberíamos orar para que se conceda sabiduría divina a los dirigentes de nuestra nación y de la nación de Israel. Quienes -aunque han rechazado universalmente el evangelio de Dios- necesitan desesperadamente sabiduría y habilidad para hacer justicia, amar la misericordia y restaurar la paz temporal en una región atribulada (Prov. 21:20 ; I Reyes 4:29 ; Dan. 2:21 ).

· Debemos orar unos por otros, para que no permitamos que nuestros corazones se turben, porque el final no está en duda. Jesús ya ha vencido a este mundo y éste todavía se está poniendo al día con esa realidad, ¡así que no se turbe vuestro corazón! (Juan 14:1 ; 16:33 )

· Nuestra oración debe ser una con el Apóstol Juan cuando terminó de escribir el libro de Apocalipsis: “Amén; sí, ven, Señor Jesús. (Ap. 22:20 ).

Fragmentos tomados del artículo «¿Debo orar por la paz de Jerusalén?», escrito por Rich Gregory


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos