No olvides compartir ...

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE WhatsApp o Telegram. Y recibe materiales todos los días.

Por: Teología Sana.

Ser padres es un regalo precioso y sagrado que Dios nos ha dado. Como cristianos, tenemos la bendición de criar a nuestros hijos en la fe y enseñarles los caminos del Señor. Es fundamental que busquemos formas de bendecir y fortalecer a nuestros hijos cada día, recordándoles cuánto los amamos y guiándolos en el camino de la verdad. Les compartimos algunas maneras en las que podemos bendecir las vidas de nuestros hijos.

1. Oración: La oración es una poderosa herramienta que nos conecta con Dios y nos permite interceder por nuestros hijos. Dedica tiempo diario para orar por tus hijos, presentando sus necesidades, deseos y sueños ante el Señor. Pide a Dios que los guíe, proteja y les dé sabiduría en todas las áreas de sus vidas. «Los padres deben agradecer al Padre, que nos ha hecho aptos para participar de la herencia de los santos en luz» (Colosenses 1:12).

2. Palabras de ánimo y afirmación: Nuestros hijos necesitan escuchar palabras de aliento y afirmación constantemente. Tómate el tiempo para elogiar sus logros, destacar sus cualidades positivas y recordarles cuánto los amas. Las palabras tienen el poder de edificar y fortalecer, así que utiliza tu voz para motivarlos y recordarles su valor en Cristo. «La lengua apacible es árbol de vida, pero la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu» (Proverbios 15:4).

4. Enseñanza de la Palabra de Dios: Como padres cristianos, tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos los principios y enseñanzas de la Biblia. Dedica tiempo diario para estudiar la Palabra de Dios juntos, compartir historias bíblicas y aplicar sus enseñanzas a situaciones de la vida cotidiana. Ayúdalos a comprender el amor y el propósito de Dios para sus vidas. «Deuteronomio 6:6-7 nos recuerda: «Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes».

5. Tiempo de calidad: Dedica tiempo de calidad con tus hijos, apartando momentos especiales para estar juntos y conectarse emocionalmente. Participa en actividades que disfruten, escucha sus inquietudes y bríndales tu atención plena. Establecer un vínculo fuerte y significativo con ellos les dará seguridad y les recordará cuánto los amas. «Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor» (Efesios 6:4).

6. Modelar un estilo de vida cristiano: Nuestros hijos aprenden más de lo que ven que de lo que les decimos. Por lo tanto, es fundamental que vivamos un estilo de vida coherente con nuestros valores cristianos. Seamos ejemplos de amor, perdón, humildad y servicio, mostrándoles cómo vivir una vida centrada en Cristo. «Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados» (Efesios 5:1).

Conclusiones: Criar y bendecir a nuestros hijos diariamente es un privilegio y una responsabilidad sagrada. A medida que buscamos formas de bendecir a nuestros hijos, recordemos que Dios es nuestro mejor ejemplo de amor y cuidado. A través de la oración, las palabras de ánimo, la enseñanza de la Palabra, el tiempo de calidad y el modelado de un estilo de vida cristiano, podemos impactar profundamente la vida de nuestros hijos, guiándolos hacia una relación más profunda con Dios. Que el Señor nos guíe y fortalezca en este hermoso viaje de criar a nuestros hijos en la fe.


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos