No olvides compartir ...

Por: Thomas Doolittle*

Este artículo forma parte de la serie «Día a día con los puritanos»

Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los demás, que no tienen esperanza. 1 TESALONICENSES 4:13

No aflojéis las riendas de vuestros afectos, para que no seáis inducidos a pecar en los momentos de tristeza. Que haya diferencia entre vuestra tristeza y la tristeza de los demás, así como debe haber diferencia entre los que tienen esperanza y los que no la tienen de una resurrección festiva a la vida gloriosa y eterna.

«Pero no queremos que seáis ignorantes, hermanos. Otros son ignorantes, por eso se afligen excesivamente; pero vosotros no debéis ser así; no debéis afligiros de esa manera. Sabéis, pensáis y creéis que la muerte no es más que un sueño, del que seguramente despertarán; que se levantarán de sus tumbas “ en la mañana de la resurrección venidera; que su alma en este medio tiempo está con Dios, con Cristo y con el Espíritu Eterno; que han sido aceptados en esa gloriosa sociedad de ángeles y santos en lo alto, en perfecto amor, constante deleite, perpetua alabanza y triunfo, porque Dios los ha elegido, porque Jesús los ha redimido con su sangre, porque el Espíritu Santo los ha reunido para hacerlos partícipes de esa herencia de los santos en luz y vida y amor.

¿Sufrirías mientras ellos se alegran? ¿Lamentarías mientras ellos cantan canciones de alabanza? ¿Estarías triste porque ellos están exaltados? [Si pudieras oírlos, te dirían: «Vosotros afrontáis la adversidad cotidiana; nosotros, el descanso, la paz y el triunfo eternos. Vosotros estáis trabajando en el campo; nosotros recibimos la victoria. Vosotros estáis en peligro por el pecado y Satanás; nosotros hemos sido liberados de ellos para siempre. Su amor por Dios y por vosotros es un amor imperfecto, mientras que el nuestro no necesita perfeccionamiento. Ustedes no saben lo que nosotros sabemos de Dios, de Cristo y de la Gloria. No ves lo que nosotros vemos, no disfrutas de todo lo que nosotros disfrutamos, así que gasta tus lágrimas contigo mismo, no con nosotros.

Vosotros oráis y esperáis y anheláis estar donde estamos nosotros, pero nosotros no tenemos ningún deseo de estar donde estáis vosotros. Tenemos una casa mejor para vivir, mejor compañía, mejor trabajo y un empleo más placentero; por lo tanto, llorad por vosotros mismos, no por nosotros.

*Thomas Doolittle fue un ministro, tutor y autor inconformista inglés.


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos