No olvides compartir ...

Por: Charles Spurgeon

Este artículo forma parte de la serie: «La oración – Charles Spurgeon»

“Para que sus oraciones no tengan estorbo.” 1 PEDRO 3:7

La oración es algo valioso, pues el canal por el cual vienen a la vida del creyente invaluables bendiciones y la ventana a través de la cual son suplidas sus necesidades por un Dios misericordioso. La oración es el barco que compra en los cielos y vuelve a casa, desde el país celestial, cargado con tesoros más valiosos que los que traían los galeones españoles de la tierra del oro. Es tan valiosa la oración que el apóstol Pedro advierte a los esposos y a las esposas que deben observar –en sus relaciones conyugales y en los asuntos familiares- un comportamiento adecuado de tal manera que sus oraciones en conjunto “no tengan estorbo”. Cualquier cosa que estorbe la oración es incorrecta. Si algo relacionado con la familia está perjudicando nuestro poder en la oración, entonces hay una necesidad urgente de cambiar. El esposo y la esposa deben orar juntos como coherederos de la gracia, y cualquier comportamiento, actitud o hábito que estorbe esta oración conjunta, es malo.

“Lo que usted es cuando está de rodillas, es lo que realmente es en la presencia de su Dios.”

La oración es la verdadera medida del poder espiritual. Restringir la oración es una tendencia peligrosa y mortal. Un dicho veraz es que “Lo que usted es cuando está de rodillas, es lo que realmente es en la presencia de su Dios” lo que el fariseo y el publicano eran al orar fue el verdadero criterio para determinar su condición espiritual (Lucas 18:10-14). Usted puede mantener una reputación muy decente delante de los hombres, pero es poca cosa ser juzgado por el juicio humano, porque el hombre ve solamente lo exterior, mientras que los ojos del Señor escrutan las interioridades del alma. Si Él ve que su oración es escasa, hace poco caso de su asistencia a las reuniones religiosas o a sus palabras muy espirituales. Por el contrario, si es una persona que práctica la oración ferviente –y especialmente si posee un espíritu de oración de tal modo que su corazón habitualmente habla con Dios- sus cosas marcharán bien. Pero si no es este su caso, si sus oraciones sufren estorbo, hay algo en su sistema espiritual que debe ser expulsado, o algo que falta y debe ser suplido. “Por sobre todas las cosas cuida tú corazón, porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23), y las oraciones vivas provienen de esa fuente de vida.

Padre celestial, Tú ves lo que estorba las oraciones en mi vida. Me arrepiento de mi pecado y deseo darte mi corazón solamente a Ti. Amén.

Tomado del folleto titulado “La oración” de Charles Spurgeon.

*Charles Haddon Spurgeon fue un teólogo, predicador, misionero, erudito bíblico, escritor y pastor bautista inglés, conocido porque, según la Internet Christian Library, a lo largo de su vida evangelizó a alrededor de 10 millones de personas y a menudo predicaba 10 veces a la semana en distintos lugares.


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube.


No olvides compartir ...
10 comentarios en «Estorbos de la Oración – Charles Spurgeon»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos