No olvides compartir con tus amigos ....

El coraje de George Whitefield: Predicando con valentía en medio de la adversidad

La historia de la fe está llena de valientes hombres y mujeres que, a pesar de enfrentarse a la oposición y la adversidad, se mantuvieron firmes en su llamado para proclamar la Palabra de Dios. Uno de estos notables personajes es George Whitefield, un influyente predicador del siglo XVIII, cuyo coraje y determinación dejaron una huella indeleble en la historia del cristianismo. A través de su compromiso inquebrantable, Whitefield demostró que el poder de la Palabra de Dios puede prevalecer incluso en los momentos más desafiantes.

En una ocasión, mientras predicaba en Kennington Common, Whitefield fue objeto de ataques verbales y físicos. Fue enfrentado con gatos muertos y huevos podridos arrojados por aquellos que se oponían a su mensaje. Sin embargo, en lugar de sucumbir al miedo o retirarse, Whitefield respondió con una sorprendente afirmación: «Esto no es más que el abono del metodismo, lo mejor que hay en el mundo para hacerlo crecer; lanzad tanto como podáis«. Esta declaración revela la valentía y la determinación de Whitefield, quien veía en la adversidad una oportunidad para que el evangelio se arraigara aún más profundamente.

Incluso cuando una piedra hirió su frente y la sangre manchaba su rostro, George Whitefield continuó predicando con mayor fervor. Su determinación y su fe inquebrantable se manifestaron en medio de la adversidad, y su valentía inspiró a aquellos que lo rodeaban. Whitefield entendió que el mensaje de salvación que llevaba consigo era más poderoso que cualquier afrenta física o verbal que pudiera sufrir. Su convicción de que «la salvación es del Señor» lo impulsó a proclamar la Palabra de Dios en todo momento y lugar, confiando en que ella podía vencer al pecado y que Dios era el Soberano de toda la tierra.

La valentía de George Whitefield nos desafía a enfrentar nuestras propias adversidades y oposiciones con coraje y confianza en la Palabra de Dios. Su ejemplo nos recuerda que, a pesar de las dificultades y los desafíos, no debemos temer proclamar nuestra fe y compartir el mensaje transformador del evangelio. Así como Whitefield encontró fortaleza en medio de la adversidad, también podemos confiar en que Dios nos sostendrá y nos fortalecerá en nuestras propias batallas espirituales.

En conclusión, la historia de George Whitefield nos enseña la importancia de la valentía y la perseverancia en la predicación del evangelio. Su disposición para enfrentar el populacho y su coraje para predicar en cualquier circunstancia son un testimonio de su fe inquebrantable en el poder de la Palabra de Dios. Siguiendo su ejemplo, recordemos que no estamos solos en nuestros desafíos y que Dios es siempre el Soberano sobre toda la tierra. Prediquemos la Palabra de Dios con coraje y confianza, sabiendo que ella tiene el poder de transformar vidas y cambiar el curso.

Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube.

Un comentario en «Lanzan a predicador gatos muertos y huevos podridos.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *