No olvides compartir ...

Por: Paul Washer.

¿Puede un Dios todo suficiente y todopoderoso sufrir o experimentar angustia? Aunque debemos afirmar que el Dios de las Escrituras es autodeterminado (i.e. su disposición y sus acciones no son gobernadas por la disposición y las acciones de otros) e inmutable en Sus perfecciones (i.e. Él no cambia), debemos igualmente sostener la verdad de que Él no es apático o insensible ante la respuesta de sus criaturas hacia Él. Dios verdaderamente siente, ama, odia, se angustia, y es capaz de tener relaciones personales.

Cuando las Escrituras hablan de la angustia de Dios, siempre es en el contexto del pecado del hombre. Dios siente angustia por el pecado y la rebelión de sus criaturas. Este pesar es el resultado de la ofensa del pecado hacia Su santa persona y de la destrucción, miseria y pérdida que trae sobre Su creación.

Ver Génesis 6:6, Salmo 78:40, Isaías 63:10, Ezequiel 6:9, Efesios 4:30

Fragmentos del Manual “Discerniendo el problema del hombre” lo puedes descargar totalmente gratis haciendo CLIC AQUÍ. 

Siga leyendo …



No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos