No olvides compartir ...

Por: Thomas Case*

Este artículo forma parte de la serie: «Lecciones que Dios enseña a su pueblo a través de las afliccione

Bienaventurado el hombre a quien Tú, JAH, corriges, y en Tu ley lo instruyes. Salmos 94:12.

Solo para que nuestros corazones endurecidos se ablanden y se derritan en compasión por los extranjeros y los cautivos, Dios todavía trae una variedad de aflicciones y dolores a sus propios hijos.

Él permite que sean saqueados, desterrados, encarcelados, reducidos a grandes extremos, para que, por su propia experiencia, aprendan a llevar su alma al hambriento y la misericordia a los objetos de piedad; para que puedan decir dentro de sí mismos: Yo conozco el corazón de esta alma afligida. Sé lo que es ser saqueado, ser rico un día y al siguiente ser despojado de todas las comodidades y confort. Sé lo que es oír a los niños hambrientos, pobres y enfermos, llorar por pan, y no hay nadie que se los dé. Sé lo que es estar separado de los seres queridos, como los brazos y las piernas arrancados del cuerpo, y yacer sangrando en esa separación. Sé lo que es ser arrojado a prisión, estar encerrado solo en la oscuridad sin más compañía que tus propios miedos y penas. Sé lo que es recibir la sentencia de muerte, etc.

¿No tendré piedad y oraré y derramaré mi alma sobre aquellos que están sangrando y desmayándose bajo la misma miseria?

*Thomas Case. Ministro y autor puritano que vivió en Inglaterra en el siglo XVII. Fue uno de los miembros de la Asamblea de Westminster

Fuente: Devocional Diário com os Puritanos.

Siga leyendo …



No olvides compartir ...
Un comentario en «Lecciones que Dios enseña a su pueblo a través de las aflicciones (3).»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos