No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Gary Chapman.

Este artículo forma parte de la serie «Devocionales para matrimonios«

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. SALMOS 100:1-2 (RV60)

Un matrimonio sano incluirá una actitud positiva de servicio entre esposo y esposa. Ella querrá hacer cosas para él y él querrá hacerlas para ella. No obstante, ¿cómo saber qué cosas hacer? Es simple: pregunte.

Podría preguntarle a su cónyuge: “¿Qué querrías que hiciera por ti esta semana para hacerte la vida más fácil?” Cuando él o ella le responda, diga: “Trataré de recordarlo.” Todo servicio genuino debe ser hecho con libertad, de modo que la decisión de hacer lo que su cónyuge le sugiere todavía depende de usted. Sin embargo, ahora usted tiene una idea concreta de cómo invertir su tiempo y energía de una manera que él o ella apreciará.

Cuando decide hacer lo que su cónyuge le ha pedido, está sirviendo a Cristo mediante el servicio a la persona que ama. Los primeros versículos del Salmo 100 nos recuerdan que hemos sido llamados a servir con alegría. Servir a Dios —ya sea en forma directa o al servir a los demás— puede ser alegre y estimulante, y sin duda traerá bendición. Es el camino a la grandeza y también fortalecerá el crecimiento de su matrimonio.

Padre, quiero servirte con alegría. Ayúdame a acercarme a mi cónyuge para averiguar cuál es la mejor manera de mostrarme servicial y entonces ayúdame a hacerlo con gozo.

ARTÍCULO DE INTERÉS → Necesitas esto si quieres un matrimonio bendecido: Aprender a escuchar

*Gary Chapman, Está casado con Karolyn J.Chapman y tiene dos hijos adultos. Se licenció en el Moody Bible Institute en artes, y tiene una licenciatura en antropología por la Wheaton College.  Foto de Chermiti Mohamed en Unsplash


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *