No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Martyn Lloyd Jones

Mateo 5:2-3: 2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: 3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

¿Por qué hemos de estudiar el sermón del monte? ¿Por qué hemos de intentar vivirlo?… El Señor Jesús murió para capacitarnos para vivir el sermón del monte; lo ha hecho posible para mí.

La segunda razón para estudiarlo es que no hay nada que muestre tanto nuestra necesidad absoluta de nacer de nuevo y del Espíritu Santo y su obra. Las bienaventuranzas me aplastan contra el suelo. Me muestran mi absoluta incapacidad. Si no fuera por el nuevo nacimiento, quedaría desecho. Lee y estúdialo; enfréntate a ti mismo a la luz de él. Te llevará a ver tu completa necesidad de renacer y de la operación llena de gracia del Espíritu Santo.

Otra razón es la siguiente. Cuanto más vivamos e intentemos practicar el sermón del monte, más experimentaremos bendición. Mira las bendiciones que se prometen a los que lo practican. El problema con muchas enseñanzas acerca de la santidad es que dejan fuera el sermón del monte y nos piden que experimentemos la santificación. Ese no es el método bíblico.

Si quieres tener poder en tu vida y ser bendecido, ve directo al sermón del monte. Vive y practícalo y entrégate a él, y, conforme lo haces, las bendiciones vendrán. «Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados«.

Si quieres ser saciado, no busques una bendición mística. No te apresures a ir a las reuniones esperando que ahí lo obtendrás. Enfréntate al sermón del monte y sus implicaciones y exigencias, comprende tu enorme necesidad, y entonces lo tendrás. Es el camino directo a la bendición.

ARTÍCULO DE INTERÉS → ‘Aunque seas el hombre más vil que haya conocido el mundo…’ – Martyn Lloyd-Jones

Foto de Jake Blucker en Unsplash


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *