No olvides compartir con tus amigos ....

2 Corintios 5:7: porque por fe andamos, no por vista

La verdadera fe no es la capacidad intelectual para visualizar cosas que no se ven y satisfacer nuestras mentes imperfectas; es más bien el poder moral de confiar en Cristo. Un niño, cuando sale de viaje con su padre, lo que necesita para estar contento y sin temores no es ser capaz de imaginarse sucesos, lo que necesita es conocer al padre.

Nuestras vidas terrenales son una telaraña resplandeciente de misterio que experimentamos sin entender, ¡Cuánto más nuestra vida en el Espíritu! Jesucristo es nuestro todo en todo. Solo necesitamos confiar en Él y Él se encargará del resto.

Posiblemente es por mi propia dureza innata que he encontrado una satisfacción tan profunda en estas palabras del profeta Isaías: «Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé» (Isaías 42:16). Dios no me ha fallado en este mundo; puedo confiar en Él para el mundo que vendrá.

ARTÍCULO DE INTERÉS → La causa de la debilidad de la iglesia – A.W. Tozer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *