No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John Piper.

Aquello mismo que Juan el Bautista hizo por Israel, el Adviento puede hacerlo en nosotros. No permitas que la Navidad te halle desprevenido. Me refiero a que te prepares en el sentido espiritual. ¡El gozo y el cambio en tu vida serán mucho mayores si estás listo!

Para prepararnos

Primero, meditemos en el hecho de que necesitamos un Salvador. La Navidad, antes de convertirse en un deleite, es una acusación. “Porque les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lc 2:11). Si no necesitas un Salvador, no necesitas la Navidad. La Navidad no tendrá el efecto deseado en nosotros a menos que nos sintamos desesperados por nuestra necesidad de un Salvador. Que estas breves reflexiones de Adviento despierten en ti la sensación agridulce de necesitar al Salvador.

Segundo, emprende un serio examen personal. El Adviento es a la Navidad lo que la Cuaresma es a la Pascua. “Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno” (Sal 139:23-24). Que cada uno le prepare morada… limpiando su corazón.

Este hermoso libro sobre el Adviento captura el corazón de la temporada. la temporada de Adviento es para adorar a Jesús. En ella alistamos nuestros corazones para la gloria del día de Navidad, donde celebramos la llegada del Dios eterno a nuestra frágil humanidad. Estos 25 devocionales cortos de John Piper te ayudan a mantener a Cristo en el centro de la temporada de Adviento.

Tercero, crea en tu hogar un clima de expectativa y entusiasmo enfocado en Dios, en especial para los niños. Si estás entusiasmado con Cristo, ellos también lo estarán. Si solo puedes generar entusiasmo respecto de la Navidad valiéndote de bienes materiales, ¿cómo provocarás en los niños sed de Dios? Concentra toda tu imaginación en hacer que la fascinación por la llegada del Rey se vuelva tangible para los niños.

Cuarto, invierte más tiempo en la lectura de las Escrituras, ¡y memoriza los pasajes más importantes! “‘¿No es Mi palabra como fuego’, declara el Señor” (Jer 23:29). Reunámonos alrededor de esa llama en esta temporada previa a la navidad. Es cálida y destella con los colores de la gracia. Es sanidad para miles de heridas. Es luz para las noches oscuras.

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Cuál es el significado de la Navidad? – John Piper

Este artículo No permitas que la Navidad te halle desprevenido fue adaptado de una porción del libro Buenas nuevas de gran gozo publicado por Poiema Publicaciones. Puedes descargar una muestra gratuita visitando este enlace. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *