No olvides compartir con tus amigos ....

Tú me hiciste en el vientre de mi madre… Estoy maravillado… No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo… Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas. Salmo 139:13-16

Cuando mi bebé nació, el médico lo puso en mis brazos y me dijo: “Y ahora, señora, ¡admire su obra!”.

Me quedé pensativa… ¿Ese bebé era realmente “mi obra”? Es cierto que lo tuve en mi vientre y lo traje al mundo, pero ¿quién presidió la fecundación, la división y la multiplicación de las primeras células, sus maravillosas y continuas etapas? ¿Quién trabajó en lo secreto, durante el embarazo, hasta el momento en que un ser humano naciese en este mundo, con un cuerpo admirable, pero también con un espíritu y un alma? ¡La madre solo es un instrumento en las manos del Creador!

Mis pensamientos me llevaron al Salmo 139. David se maravillaba de la manera en que Dios lo formó, cuidándolo desde los primeros momentos de su existencia. ¡Fue “entretejido en lo más profundo”! Cuando aún era un frágil embrión, Dios lo veía y anotaba cuidadosamente las etapas de su maravilloso desarrollo.

Futuras madres, este salmo es para ustedes. Les muestra que el Creador se interesa y cuida con esmero al pequeño ser que llevan en sus vientres; toma nota de todas las etapas de su formación secreta, desde el primer día de su concepción hasta su nacimiento.

Este niño, uno entre tantos otros bebés que nacen cada día, es para Dios un ser único, precioso, amado. Él lo formó tal como es, y desea tenerlo con él en el cielo eternamente. ¡Jesucristo vino por él!

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Cansado de vivir y con miedo de morir?

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza) ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch Foto de Wes Hicks en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *