No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Encuentros con el Dios Todopoderoso»

La exposición de tus palabras nos da luz, y da entendimiento al sencillo. SALMO 119:130

Gracias a nuestras espléndidas sociedades bíblicas y a otras agencias eficaces para la difusión de la Palabra, hoy en día hay muchos millones de personas que tienen «opiniones acertadas», tal vez más que nunca antes en la historia de la Iglesia. Sin embargo, me pregunto si alguna vez hubo un momento en que la verdadera adoración espiritual estuvo en un punto más bajo.

La exposición sana de la Biblia es un imperativo indispensable en la Iglesia del Dios viviente. Sin ella, ninguna iglesia puede ser una iglesia neotestamentaria en el sentido estricto de ese término. No obstante, la exposición puede llevarse a cabo de tal manera que deje a los oyentes desprovistos de cualquier alimento espiritual verdadero.

Debido a que no son solo palabras las que alimentan el alma, sino Dios mismo, y a menos que los oyentes encuentren a Dios en una experiencia personal, no son los mejores por haber escuchado la verdad. La Biblia no es un fin en sí misma, sino un medio para llevar a los hombres a un conocimiento íntimo y satisfactorio de Dios, para que puedan entrar en Él, para que puedan deleitarse en su Presencia, para que puedan gustar y conocer la dulzura interior del mismo Dios en el centro de sus corazones.

Señor, mientras estudio tu Palabra, permite que no me limite a leer las palabras de la página, sino que experimente personalmente sus verdades, a fin de que pueda conocerte y deleitarme de manera genuina en tu presencia. Amén.

ARTÍCULO DE INTERÉS → La verdadera adoración – A. W. Tozer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *