No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Mi búsqueda diaria«

Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra. Cantad la gloria de su nombre poned gloria en su alabanza. SALMOS 66:1-2

Aunque la gente haya perdido a Dios en su pensamiento, sigue con capacidad para apreciar lo sublime. Ciertos hombres del mundo, han escrito libros que elevan a la persona a lo más alto y sublime, y disfruto cuando los leo.

He leído libros sobre poesía que me han elevado a lo que algunos llaman el tercer cielo. Admito que no hay muchos de esos libros. Hoy se publica tanta poesía mala. Pero también hay poesía buena, incluso hay gran poesía. Podría pasar un día entero meditando en algunos de los grandes poetas y su obra.

Por supuesto, con la poesía viene la música. Hay tantas cosas sublimes y hermosas en el mundo que se reflejan en la música. Es que la música es belleza que el oído reconoce. Es maravilloso sentarse, recostado con los ojos cerrados, a escuchar la música de alguna gran orquesta.

El problema con lo sublime que nos ofrece el mundo, por hermoso que sea, es que no logra elevarnos lo suficientemente. Sostengo que pasar una hora de rodillas, meditando en alguno de los salmos de David, te elevará al plano mismo en el que está Dios.

¡Alabadle! ¡Alabadle!

Jesús, ¡nuestro redentor bendito!

Resuenan los portales celestiales con hosannas

¡Jesús, Salvador, reina por los siglos de los siglos!

FANNY J. CROSBY (1820-1915)

Amado Señor Jesús, te amo y pido en oración que tu voluntad se cumpla en mi vida hoy. Elévame a ese lugar de absoluta adoración y alabanza. Amén.

ARTÍCULO RELACIONADO → Dios es sabio – A.W. Tozer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *