No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: «365 días con Jonathan Edwards«

Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo según el puro afecto de su voluntad (Efesios 1:4-5).

Dios escoge a los verdaderos cristianos de entre el resto de mundo. Dios no reniega por completo de la raza humana. Aunque hayan caído, estén corruptos y el mundo sufra una maldición, Dios escoge a un cierto número para él. Esta elección implica que las personas escogidas lo son de entre otras.

El término «escoger» implica descartar. La gracia electiva favorece a los elegidos de entre el resto de los seres humanos, con los que están entremezclados como el trigo y la cizaña. Se encuentran en el mismo estado de pecado y perdición, y son igualmente partícipes de la corrupción original. Comparten con ellos la misma ausencia de cualquier bien, la enemistad contra Dios el cautiverio de Satanás, la condena a la destrucción eterna y la falta de justicia, por lo que no existe distinción alguna antes de la elección.

No existe excelencia previa alguna que decante la elección que Dios hace de ellos. La elección es puramente por la buena voluntad de él. No preexiste distinción alguna en ellos que lleve a Dios a escogerlos por encima del resto. Dios no los escoge por su excelencia, sino que los hace excelentes al haberlos escogido. Dios no los escoge porque sean santos, sino que los escoge para que puedan serlo.

Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut

(De «Christians a Chosen Generation, a Royal Priesthood, a Holy Nation, a Peculiar People, p. 937). Citado en «365 días con Jonathan Edwards«, lecturas seleccionadas y editadas por Dustin W. Benge, puedes adquirirlo en este enlace. Foto de Anna Dziubinska en Unsplash


3 comentarios en «Escogidos por Dios – Jonathan Edwards»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *