No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Ron Rhodes.*

Este artículo forma parte de la serie ¿Qué dice la Biblia acerca de …?

Los estudiosos han buscado diversas respuestas a la interpretación de este difícil pasaje. Una de ellas es que sí Jefté ofreció a su propia hija en sacrificio de holocausto al Señor. Pero si así lo fuera, esto de ninguna manera significa que Dios aprobara lo que hizo Jefté. Porque, por cierto, no estaba cumpliendo órdenes de Dios. Dios ya había revelado que el sacrificio humano era algo absolutamente prohibido (Levítico 18:21; 20:2-5; Deuteronomio 12:31; 18.10).

Tenemos que recordar que solo porque se relate algo en la Biblia esto no significa que Dios esté de acuerdo con ello. Es claro que Dios no está de acuerdo con las palabras o acciones de Satanás, y aún así la Biblia registra con exactitud sus dichos y acciones. En el caso que nos ocupa el autor de Jueces puede haberse remitido a dar un informe objetivo del hecho, sin juzgar.

También hay que recordar que el Libro de Jueces trata sobre un período en la historia humana en que todo el mundo hacía lo que le parecía correcto, según su opinión. Jueces 21.25 dice: «En aquella época no había rey en Israel cada uno hacía lo que le parecía mejor». Es muy posible que Jefté estuviera haciendo sencillamente lo que le parecía mejor, incluso victimizando a su propia hija. Y si de hecho cometió esta acción, solo podemos concluir que se trató de su propia torpeza y que iba en contra de la voluntad de Dios a pesar de sus buenos motivos y aparente deseo de agradar al Señor. Otra forma de interpretar este pasaje es que Jefté ofreció a su hija en el sentido de consagrarla para servir en el tabernáculo durante el resto de su vida, dedicándola al celibato. Esto implicaría que ofreció a su hija en sentido espiritual, y no en el sentido físico de en el altar de las ofrendas. Como dijo el apóstol Pablo en Romanos 12:1, las personas pueden ofrecerse «en sacrificio vivo».

Si de hecho ofreció a su hija como sacrificio vivo, esto necesariamente implicaría una vida de virginidad perpetua, tremendo sacrificio en el contexto judío de esa época. No podría tener hijos para continuar el linaje de su padre.

Esto explicaría por qué su hija respondió diciendo: «Pero concédeme esta sola petición… Ya que nunca me casaré, dame un plazo de dos meses para retirarme a las montañas y llorar allí con mis amigas» (Jueces 11:37). Observemos que no lloró porque iba a morir sino porque no se casaría y permanecería virgen.

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Por qué le mandó Dios a Abraham que sacrificara a su hijo en holocausto? (Génesis 22:2)?

Tomado del libro ¿Qué dice la Biblia acerca de …? de Ron RhodesFoto de Johannes Plenio en Unsplash

*El Dr. Ron Rhodes recibió su Th.M. y Th.D. grados en teología sistemática del Seminario Teológico de Dallas, graduándose con honores. Actualmente es el presidente de Reasoning from the Bibles Ministries, una organización de apologética ubicada en Texas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *