No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Gary Chapman.

Este artículo forma parte de la serie «Devocionales para matrimonios«

“De verdad lo aprecio”

El que quiera ser el primero entre ustedes deberá ser esclavo de los demás. Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos. MARCOS 10:44-45

La esencia de la vida cristiana es servir a Cristo al servir a los demás. Jesús vino a la tierra para servir a otros: primero lo hizo con su amor, su enseñanza y sus sanaciones, y finalmente con su muerte. Cuando servimos a los demás no solo estamos sirviendo a Cristo, sino que estamos siendo como él. Entonces ¿por qué no comenzar a desarrollar una actitud de servicio en nuestra relación más cercana? De hecho, realizamos actos de servicio el uno por el otro todos los días. Sin embargo, no hablamos a menudo acerca de ellos y, en consecuencia, comenzamos a darlos por sentado.

Quiero sugerir un sencillo ejercicio de comunicación que pondrá el servicio en un lugar destacado. Es un juego llamado “De verdad lo aprecio.” Se juega así: El esposo le dice a la esposa: “Una de las maneras en que te serví hoy fue guardando la ropa limpia.” La esposa responde: “De verdad lo aprecio.” Entonces ella le dice: “Una de las maneras en que te serví hoy fue preparando la comida.” El esposo responde: “De verdad lo aprecio.” Juéguenlo una vez por día durante una semana y comenzarán a estar más conscientes de los actos de servicio que ya están realizando el uno por el otro. Al hablar de ellos, los elevarán a un lugar de importancia. Si tienen hijos, déjenlos escuchar cuando ejercitan el juego y ellos querrán participar en la diversión.

Señor Jesús, gracias por tu persona y por tu ejemplo de servicio. Por favor transfórmame más cada día a tu imagen. Ayúdanos como pareja a servirnos mutuamente con amor y a demostrar nuestro aprecio el uno por el otro.

ARTÍCULO RELACIONADO → Necesitas esto si quieres un matrimonio bendecido

*Gary Chapman, Está casado con Karolyn J.Chapman y tiene dos hijos adultos. Se licenció en el Moody Bible Institute en artes, y tiene una licenciatura en antropología por la Wheaton College. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *