No olvides compartir con tus amigos ....

Por: E.M. Bounds

Este artículo forma parte de la serie «El poder de la oración»

La fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Hebreos 11:1

Con frecuencia, la sinceridad se confunde con la unción. Quien tiene la unción divina será sincero en la naturaleza espiritual de las cosas.

Sinceridad puede significar ser sincero, serio, fervoroso y perseverante. Pero todas esas fuerzas no pueden elevarse más alto que el mero humano. El hombre está en ello, el ser humano completo, pero Dios podría no estar en ello. Sinceridad podría ser egoísmo disfrazado.

¿Y qué hay de la unción? Es el aspecto indefinible de la predicación que le hace ser predicación. Unción es lo que distingue y separa la predicación de todos los discursos y presentaciones meramente humanos. Es el aspecto divino en la predicación.

Querido Dios, cuando acudo a Ti en oración, quiero orar sin egoísmo, y que por Tu gracia pueda recibir la unción de Tu Espíritu Santo. Por favor, guíame. Amén.

Tomado de «El poder de la oración» de E.M. Bounds

*Edward M. Bounds (1835-1913) es ampliamente conocido y apreciado por toda la comunidad cristiana por sus libros sobre la oración, los cuales se han vendido cientos de miles de ejemplares en los principales idiomas, son lectura insuperable para la hora quieta, la meditación cuidadosa y profunda; verdaderos oasis en tiempos de sequía espiritual, voces vivientes de consuelo y esperanza, que siguen hablando años después de que su autor se haya ido de la Tierra.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *