No olvides compartir ...

Por: Paul Washer.

Satanás tienta a los hombres y, por lo tanto, es referido como el «tentador». La palabra «tentar» viene de la palabra griega /peirázō/, que significa «tentar, probar o examinar».

Cuando la palabra se utiliza con respecto a Dios tratando con el hombre, siempre se traduce como probar, y tiene el propósito de revelar lo que hay en el corazón del hombre y llevarlo a una mayor santificación. Santiago escribe: «Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie» (Sant. 1:13). Sin embargo, cuando la palabra se usa con relación a Satanás, denota tentación con el propósito de causar que el hombre peque.

Es importante notar que cuando un hombre cae a través de la tentación no tiene excusa ni pretexto para culpar a Satanás. Cada hombre es responsable de sus propias acciones y carga la culpa por estas. Santiago continúa diciendo en el versículo 14: «sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido».

Foto de David Clode en Unsplash

Fragmentos del Manual “Discerniendo el problema del hombre” lo puedes descargar totalmente gratis haciendo CLIC AQUÍ.

Sigo leyendo …



No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos