No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John MacArthur

Este artículo forma parte de la serie «Jesús: preguntas y respuestas»

¿Qué tipo de tormenta calmó Jesús (Mt. 8:23; Mr. 4:35; Lc. 8:22)?

Jesús y sus discípulos estaban en la costa occidental del Mar de Galilea. En busca de un breve respiro para escapar de las multitudes, Jesús quería ir a la costa oriental, que no tenía grandes ciudades y, por lo tanto, menos gente.

Los vientos eran usuales en aquel lago que está unos 230 metros bajo el nivel del mar y rodeado por colinas. La palabra griega para tempestad puede también significar “torbellino”. En este caso, fue una tempestad tan severa que tenía las características de un huracán.

¿Cuál fue la reacción de los discípulos a la tempestad y a la capacidad de Jesús de calmarla?

Los mismos discípulos, que estaban acostumbrados a estar en el lago con viento, pensaron que la tempestad los hundiría. Aun así, Jesús estaba tan exhausto de sanar y predicar todo el día que, aun en medio de la tempestad, no podían despertarlo. Las tempestades suelen aplacarse gradualmente, pero, cuando el Creador dio la orden, los elementos naturales de esta tempestad cesaron de inmediato. Al calmar la tempestad, Jesús demostró su poder ilimitado sobre el mundo natural. En ese instante, los discípulos dejaron de tener miedo de ser heridos por la tempestad, y respondieron con reverencia ante el poder sobrenatural manifestado por Jesús. Lo único más aterrador que tener una tempestad fuera de la barca era ¡tener a Dios en la barca!

Un comentario en «Los milagros de Jesús: Jesús calma la tempestad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *