No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Mi búsqueda diaria«

Confirma tu palabra a tu siervo, que te teme. SALMOS 119:38

Ralph Waldo Emerson cruzaba un campo tras la lluvia, mientras el sol se reflejaba en los charcos de agua que quedaban en el prado. De repente, su mente se elevó a un lugar de tanta felicidad que tuvo temor. Dijo que se sentía tan feliz, que estaba temeroso.

Emerson era simplemente un poeta pagano; por otro lado, en la adoración de nuestros días hay mucho que no es más que poesía pagana y adoración a la naturaleza.

La religión tiene mucho de poesía. Me gusta la poesía si es buena, pero el problema es encontrar poesía buena. La religión hace relucir la poesía más que cualquier otra ocupación de la mente. Y en la religión hay muchas cosas que son muy bellas. Por ejemplo, el gran disfrute de contemplar lo divino y lo sublime. La concentración de la mente en la verdad siempre produce una gran sensación de placer.

Eso es lo que llamamos adoración a la naturaleza. Por cierto, la naturaleza tiene en sí misma una sensación de belleza y exaltación. Me gusta disfrutar de la naturaleza y pasar algún tiempo en quietud. No hay nada de malo en ello. El problema surge cuando la gente confunde la adoración a la naturaleza con la verdadera adoración.

Tu naturaleza, Señor de la gracia imparte;

Que venga con premura de lo alto,

Escribe tu nuevo nombre sobre mi corazón,

Tu nuevo, mejor nombre de amor.

CHARLES WESLEY (1707-1788)

Acudo a ti, oh Padre, sabiendo que mi verdadero gozo viene de ti. Tu presencia es el gran deleite de mi experiencia diaria. Oro en el nombre de Jesús, amén.

ARTÍCULO DE INTERÉS → Cuidado con los herejes y falsos maestros – A.W. Tozer


Un comentario en «La verdadera adoración – A. W. Tozer»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *