No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Paul Washer

Este artículo forma parte de la serie ¿Qué es el pecado?

La palabra hebrea más común para «pecado» en el Antiguo Testamento es /jatá/ que significa «fallar el tiro al blanco, perder el camino o extraviarse». Se utiliza en Jueces 20:16, cuando se relata que los hombres de Benjamín podían tirar una piedra con la honda a un cabello y no «errar».

También se utiliza en Proverbios 19:2 para advertir que aquel que apresura sus pasos «peca» o «yerra» (NVI). En el Nuevo Testamento, la palabra griega más común para «pecado» es /hamartánō/, que también puede ser traducida como «no dar en el blanco, errar, estar equivocado o desviarse del camino». De acuerdo con las Escrituras, el blanco o meta hacia el cual el hombre debe apuntar es la voluntad de Dios. Cualquier pensamiento, palabra, u obra que no se conforman a la voluntad de Dios, son pecado.

Es importante notar que el pecado (/jatá/ o /hamartánō/) nunca se ve como un error inocente o una equivocación honesta; más bien, siempre es un acto voluntario de desobediencia que resulta de la corrupción moral del hombre y su rebelión contra Dios.

ARTÍCULO RELACIONADO → El pecado siempre es contra Dios – Paul Washer

Foto de Afif Ramdhasuma en Unsplash

Fragmentos del Manual “Discerniendo el problema del hombre” lo puedes descargar totalmente gratis haciendo CLIC AQUÍ.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *