No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Mi búsqueda diaria«

Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos, y me consolé SALMOS 119:52

Hoy abunda la herejía; la gente solo cree lo que quiere. Los herejes ponen énfasis en determinadas palabras o frases para poder seguir con sus vidas, aceptando unas y rechazando otras, haciendo una cosa y rechazando otra. Los herejes escogen y eligen lo que quieren de la Palabra de Dios.

El aspecto más peligroso de la herejía es que en muchos aspectos lo que creen es bueno. No se trata de lo que eligen creer, sino más bien de lo que se niegan a creer. Eso es lo que hace que la herejía sea tan peligrosa. Porque si todo fuera malo, no tendrían demasiada influencia en la iglesia evangélica de hoy.

Lo que empeora las cosas es que te dicen que puedes aceptar, creer y, al hacerlo, eso te lleva por determinado camino que al fin te aparta de toda la verdad. Para que sea Palabra de Dios, hace falta la verdad en su totalidad. Uno no puede aceptar una rebanada de verdad y desligarla del resto de la Biblia.

Los evangélicos deben cuidarse de no elegir lo que prefieren ignorando otras cosas y poniendo así en riesgo el poder de la Palabra de Dios.

Señor, haz que la iglesia,

De tu luz resplandor,

Mantenga en las naciones

Levanta mensajeros

Que anuncien tu verdad,

Tu celestial fulgor.

Y muchos logren verte Allá en la eternidad. Amén.

WILLIAM W. How (1823-1897)

Tu verdad, oh Dios, es mi alimento y mi bebida de cada día. Mi alma tiene hambre, que solo tu puede saciar. En el bendito nombre de Jesús, amén.

ARTÍCULO DE INTERÉS → Cuidado con los herejes y falsos maestros – A.W. Tozer


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *