No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John MacArthur.

Este artículo forma parte de la serie de devocionales «Fortaleza para hoy»

«Permanezca el amor fraternal». HEBREOS13:1
___
El amor genuino entre los cristianos testifica —al mundo— de Dios y de nosotros mismos.

La importancia del amor fraternal va mucho más allá de las paredes de su iglesia o salón de reuniones. En Juan 13:35, Jesús dice: «En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros». En efecto, Dios ha hecho del amor entre los creyentes la vara de medir por la cual el mundo puede determinar si nuestra profesión cristiana es genuina. Por eso es tan importante que tengamos una actitud desprendida y antepongamos, con sinceridad, los intereses de nuestros hermanos y hermanas
en Cristo.

Si usted es padre, sabe lo divertido que es cuando sus hijos se aman y se preocupan por los demás. Tales relaciones armoniosas hacen una familia muy unida y cumplen las palabras del salmista: «¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!» (Salmos 133:1).Dios se complace y es glorificado cuando los hermanos cristianos se aman y ministran juntos en armonía.

Ni el autor de la Carta a los Hebreos ni el apóstol Juan equiparan al amor con un afecto sentimental y superficial. Como ya se sugirió, el compromiso práctico marca el verdadero amor fraternal. Si usted no tiene ese compromiso, es lógico cuestionar su relación con Dios (1 Juan 3:17).

Negarse a ayudar a un compañero creyente cuando uno puede, razona Juan, revela que realmente no lo ama. Y si no lo ama, el amor de Dios no puede estar en el corazón de uno, lo que prueba que no pertenece a Dios. Esta lógica es aleccionadora y persuasiva. Debería motivarnos aun más a ver la importancia de practicar el amor fraternal: «Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él» (1 Juan 3:18-19).
___
Sugerencias para la oración: Pídale perdón al Señor por los momentos en que no mostró amor fraternal o cuando fue reacio a ayudar a otro cristiano necesitado.

Para un estudio más profundo: Lea Lucas 6:31-35 y observe cómo se extiende nuestro deber de amar aun más allá de la esfera de los hermanos creyentes. ¿Qué tipo de recompensa resulta?

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Por qué Jesús tuvo que ser bautizado por Juan (Mt. 3:13- 17)? – John MacArthur

Foto de Toa Heftiba en Unsplash


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *