No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Miguel Núñez

Este artículo forma parte de la serie «No es tan simple como parece» del Pastor Miguel Núñez

Nota: Lo que usted leerá a continuación es una trascripción del audio donde el pastor Miguel Núñez responde esta pregunta, se hicieron cambios menores a la transcripción para la mejor comprensión del lector.

En los últimos años, en Latinoamérica se ha producido un movimiento de Guerra Espiritual muy amplio que ha desviado la iglesia y ha desviado la atención de la persona de Cristo, a la persona de Satanás.

Dentro de ese movimiento, se ha hecho un gran énfasis en las famosas maldiciones generacionales y se dice incluso que todo creyente tiene que cuidarse de que él no esté heredando alguna maldición de generaciones anteriores, y que él tiene que entonces ser liberado de muchos pecados que él está cometiendo de los cuales es preso todavía porque representan residuos de maldiciones que cayeron sobre generaciones anteriores a la suya.

En realidad, esto no es una enseñanza que en el día de hoy pueda venir de la revelación de Dios. Ciertamente, Dios impuso en ocasiones castigo severo que duró por generación a generación en el Antiguo Testamento, y se nos habla incluso en el libro del Éxodo cuando Dios se reveló a Moisés, dice que Él es el Dios que castiga la iniquidad de los padres hasta la tercera y cuarta generación. La pregunta es cómo entendemos eso, ¿entendemos eso como una maldición generacional?, ¿o entendemos eso que las generaciones posteriores que copiaron el pecado de los padres continúan sufriendo las mismas consecuencias que los padres sufrieron al ellos pecar de la misma manera?.

Si hay alguna duda con respecto a que realmente hoy en día nosotros no podemos hablar de maldiciones generacionales, yo invito al que nos está escuchando a que pueda leer el libro de Ezequiel capítulo 18 por completo, porque esa es la manera como el capítulo inicia: “vino a mí la palabra del Señor:  «¿Qué quieren decir ustedes al usar este proverbio acerca de la tierra de Israel, que dice: “Los padres comen las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera”? Vivo Yo», declara el Señor Dios, «que no volverán a usar más este proverbio en Israel.

Ahí Dios está diciendo claramente que esto que el pueblo vivía diciendo que los padres se comen las uvas agrias, pero la de entera le da a los hijos que más nunca usen ese proverbio en Israel y él comienza a explicar a lo largo de todo el capítulo cómo serán las cosas, Él dice que el alma que peque esa morirá, Dios dice eso en el versículo 4 de Ezequiel 18 y lo vuelve a decir en el versículo 20 del mismo capítulo. Dios explica que cuando tú tienes a un padre justo que tiene entonces un hijo malvado el padre no va a pagar las consecuencias del pecado del hijo y al mismo tiempo explica en el mismo capítulo, que si tú tienes a un padre malvado que tiene un hijo que hace lo correcto, el hijo no va a pagar la consecuencia de su padre.

Mira como el versículo 14 de Ezequiel 18 lo dice “»más he aquí si engendra a un hijo que observa todos los pecados que su padre ha cometido, y viéndolo no hace lo mismo,  no come en los santuarios,  ni de los montes y no practica de ninguna de esas cosas”, Dios termina entonces diciendo en unos versículos más adelante que ese hijo no morirá por la iniquidad de su padre “ciertamente vivirá” “el alma que peque esa morirá”, versículo  20 “el hijo no cargará con la iniquidad del padre ni el padre cargará con la iniquidad del hijo la justicia del justo será sobre él y la maldad del impío será sobre él”. Yo creo que ese versículo 18 de Ezequiel, debiera poner fin por siempre a la controversia acerca de si existen estas maldiciones generacionales.   

VIDEO:

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Existen las maldiciones generacionales? ¿Hay que romperlas?

Foto de Mikail Duran en Unsplash


Un comentario en «¿Existen las maldiciones generacionales? – Miguel Núñez ( + Video)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *