No olvides compartir con tus amigos ....

Por: H. Wayne House

Este artículo forma parte de la serie «Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios«

Los demonios (ángeles caídos) son seres espirituales creados que se rebelaron contra Dios al mismo tiempo que Satanás. Algunos siguen activamente con esa rebelión en nuestro mundo actual, mientras que otros están confinados. Son seres reales, pero no ilimitados. Como son seres creados, no comparten con Dios los atributos de la omnisciencia, la omnipresencia y la omnipotencia.

Los demonios son seres espirituales; no tienen cuerpos físicos (Ef. 6:12). En su origen, no eran distintos de aquellos ángeles que no se rebelaron, de modo que tienen los mismos atributos que ellos. Optaron por seguir a Satanás y serle fieles, en lugar de adorar a su Dios creador. El hecho de que siguieran voluntariamente a Satanás demuestra que gozaban del libre albedrío y del intelecto necesarios para tomar esa decisión. Su estatus como ángeles cambió cuando se rebelaron. Fueron creados buenos, como todo lo que hizo Dios, pero por su orgullo, como Satanás, prefirieron desafiar a Dios.

Según Marcos 1:24, los demonios poseen inteligencia. Un demonio que poseía a un hombre le gritó a Jesús: “¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios”. Este versículo evidencia reconocimiento e inteligencia. En Mateo 8:29 los demonios que poseían a dos hombres preguntaron a Jesús: “¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?”. Al formular estas preguntas, los demonios manifestaron una capacidad intelectual y el conocimiento de que un día Dios los juzgará. A lo largo de su dilatada existencia, los ángeles caídos han sido testigos de mucha historia, mucha más que cualquier ser humano. Esto respalda su capacidad para servir a Satanás, dándoles literalmente miles de años de experiencia en la guerra espiritual contra Dios. En Marcos 5:9, cuando Jesús encontró a un endemoniado, los demonios se identificaron diciendo: “Legión me llamo; porque somos muchos”. Usaron un término militar propio del ejército romano, que se entendía fácilmente (en tiempos del Nuevo Testamento, era una unidad militar compuesta por unos 6.000 soldados). Los demonios son veteranos endurecidos por la guerra cósmica, y negar su potencial supone malinterpretar la Biblia, con unas consecuencias perjudiciales y devastadoras.

En 1 Timoteo 4:1, Pablo escribe sobre la capacidad que tienen los demonios de fomentar la falsa doctrina, de modo que “en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”. Esto demuestra que su capacidad intelectual puede ser de un alto nivel.

Los demonios no son simples espíritus. De igual manera, según Santiago 2:19, los demonios tienen conciencia y conocimiento de Dios, e incluso creen en su naturaleza. Santiago escribe: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Este versículo muestra que, además de intelecto, los demonios tienen emociones.

Los demonios son poderosos, pero no omnipotentes. Su poder tiene límites. Como Satanás, solo pueden hacer lo que Dios les permite temporalmente (Job 1:12; 2:6). Sin embargo, en ocasiones pueden manifestar una fuerza superior a la de los humanos (Mr. 5:3).

ARTÍCULO DE INTERÉS → ¿Cuál fue el origen de los demonios?

Fuente: Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios © 2013 por Editorial Portavoz, filial de Kregel Publications, Grand Rapids, Michigan 49501. Foto de David Clode en Unsplash


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *