No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Jeremiah Burroughs*

1 Juan 2:1: Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

La justicia de Cristo es muy deseable. No tenemos necesidad de desesperarnos por nuestra falta de justicia cuando nos damos cuenta y consideramos la injusticia en nuestros corazones frente a un Dios infinitamente grande. Nuestra desesperación es eliminada a causa de su justicia. Sin ella, podríamos dar diez mil veces diez mil mundos para ser librados de la angustia y problema de esos pensamientos y tentaciones con las que somos afligidos, y que nos hunden y desesperan.

Su justicia compensa todas las afrentas que hemos cometido contra Dios por nuestro pecado. ¿No es esto deseable? Su justicia también satisface todos los requerimientos de la ley en nosotros por cualquier quebrantamiento de la misma. Estoy frente a la ley de Dios con todas esas terribles acusaciones sobre mí, ¡pero es su justicia la que libra mi alma! Con esta justicia, el peligro de perdición se termina, y tengo una seguridad absoluta y bendita. La injusticia que puede permanecer en mí nunca supondrá el peligro de la perdición eterna de mi alma. ¡Estás ciertamente seguro en Jesucristo! Ciertamente Él te llevará a la vida eterna. No hay condenación para los que están en Cristo Jesús.

Es imposible que un alma que Dios Padre mira a través de la rectitud de su Hijo pueda perderse por la eternidad. ¡No puede ser! En esta justicia de su hijo podemos acercarnos confiadamente al trono de gracia, ante la infinita santidad y justicia de Dios. ¡Estamos en pie ante su tribunal completamente perdonados en la corte de justicia! Estamos vestidos con una gloriosa túnica de justicia. Cuando Jesucristo aparezca, cuando lo haga Dios Padre y los santos ángeles, esta túnica cubrirá las almas de los creyentes. La túnica de Cristo adornará y hermoseará a los santos en el día del juicio ante Dios. Esta túnica apartará todo el terror en aquel día.

ARTÍCULO RELACIONADO → [MEDITACIONES PURITANAS] La turbación y las emociones

*Jeremiah Burroughs fue un congregacionalista inglés y un conocido predicador puritano


2 comentarios en «[MEDITACIONES PURITANAS] Justicia que aparta el temor»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *