No olvides compartir ...

Por: Tim Challies.

Como la mayoría de los padres, tengo esos momentos donde la culpa y el remordimiento se apoderan de mí como una ola. Considero entonces, cuan gran parte de mi tiempo de padre ha pasado y lo poco que queda. Mi hijo mayor, mi hijo, tiene trece años. Él ya es un adolescente, a un año de distancia de la escuela secundaria, a sólo ocho años de la edad en que yo tenía cuando me fui de casa para casarme. Mis hijas lo están siguiendo cerca trás él. Cuando esa ola se levanta, cuando me siento como si pudiera ahogarme debajo de todo ese pesar, a veces considero esas cosas de las que nunca me arrepentiré.

Aquí hay 18 cosas que sé que no me arrepentiré de hacer con mis hijos.

1. Orar con ellos y por ellos. Me desconcierta que una de las cosas que más me intimida es orar con mis hijos. No me refiero a orar con toda la familia antes o después de una comida, sino orar con mi hija por mi hija o con mi hijo por mi hijo. Sin embargo, este tipo de oración les permite ver que estoy preocupado por lo que les preocupa y nos permite unirnos en oración juntos por las mismas cosas. Sé que tengo que dar prioridad a esto porque nunca me arrepentiré de orar con ellos y por ellos.

2. Leerles libros. Mientras que el verano da lugar al otoño, cuando los días se hacen más cortos y las noches se ponen más frías, pasamos muchas de nuestras noches juntos en la sala de estar mientras les leo libros en voz alta. Hemos leído a través de este mundo y en muchos otros, hemos leído con interés en la historia y hemos leído sobre los días más allá, hemos conocido héroes y villanos, y lo hemos experimentado todos juntos como una familia. Nunca me arrepentiré de la lectura de libros a mis hijos.

3. El Beso de las buenas noches. Los días se hacen más largos y me ponen tan cansado. En el momento en que los niños se dirigen a la cama a veces estoy tan desgastado que la última cosa que quiero hacer es ver a los niños a la cama y darles el beso de las buenas noches. Pero yo siempre estoy contento de haberlo hecho y a menudo encuentro estos como los momentos en que los niños son más tiernos, con más ganas de hablar, y más dispuestos a escuchar. Sé que nunca me arrepentiré de todos los besos de buenas noches.

4. Llevarlos a la iglesia. Hay tanta alegría en sentarse en la iglesia como familia, adorar juntos al Señor y escuchar de él en su Palabra juntos. Yo no tomo mis hijos a la iglesia para que puedan aprender buenos modales o ser mejores personas, yo los llevo a la iglesia para que puedan aprender lo que son, para que puedan aprender quién es Dios, y para que puedan encontrar y experimentar la Gracia. Nunca me arrepentiré de dar prioridad a la iglesia.

5. Llevarlos a desayunar. Una tradición muy querida en la familia es llevar a mis hijos a desayunar el sábado por la mañana, uno de ellos cada semana. Es una tradición que he perdido y revivido y vuelvo a perder y la revivo de nuevo. Es una tradición que vale la pena mantener. El gasto de $ 10 o $ 20 y el tiempo que toma palidece en comparación con la inversión en sus vidas. Nunca me arrepentiré de nuestras citas a desayunar con papá.

6. Dejar que mis amigos sean sus amigos. Me encanta cuando mis hijos se hacen amigos, y hacen amigos de mis amigos. Quiero que mis hijos tengan amigos que son más viejos y más sabios de lo que son y amigos que les pueden ayudar en aquellas áreas en las que yo soy débil. Nunca me arrepentiré de animar a mis amigos a ser sus amigos.

7. Hacer devociones familiares. Los devociones familiares es una disciplina difícil de mantener, especialmente cuando los niños se hacen mayores y tienen más experiencia y responsabilidades. Pero nos comprometemos y volvemos a comprometernos y perseveramos porque estos son tiempos preciosos –tan sólo unos minutos juntos para leer la Biblia, para hablar de lo que hemos oído, y para orar. Sé que nunca me arrepentiré de un solo momento que pasamos buscando al Señor juntos.

8. Disciplinarlos. Odio disciplinar a mis hijos, odio tener que disciplinarlos. Sin embargo, estoy absolutamente convencido de que negarme a disciplinarlos es negarme a amarlos y respetarlos. El privilegio perdido, la plática severa, el tiempo a solas en su habitación, todos estos son vistos como odiados en el momento, pero vistos como amor más tarde. Nunca me arrepentiré de disciplinar en amor a mis hijos.

9. Hacer cosas especiales. La vida se vive en gran parte en lo mundano y el amor se muestra sobre todo en el día a día. Pero también hay valor en el juego de pelota por la tarde, las noches en el ballet, los viajes de negocios con papá. Nunca me arrepentiré de hacer esas cosas especiales con mis hijos.

10. Pedir perdón. Tengo más problemas para pedir disculpas a mis hijos que a cualquier otra persona. En alguna forma en la parte trasera de mi mente estoy convencido de que se disculpara con ellos es mostrar debilidad, pero en mis mejores momentos que saber que pedirles disculpas a ellos ó pedirles perdón cuando he pecado contra ellos, honra a Dios ya a ellos. Nunca me arrepentiré de las veces que he pedido perdón.

11. Perdonarlos. Mi gran debilidad es una de las grandes fortalezas de mis hijos, cuando pecan casi siempre son rápidos en buscar de mi perdón. Nunca me arrepentiré de sinceramente y de inmediato concederles del perdón que piden.

12. Amar a su madre. Yo sé que la estabilidad de una madre y un padre que se han comprometido firmemente a sí aporta estabilidad a toda la familia. Yo puedo amar a mis hijos asegurándoles mi amor por su madre a través de mis palabras y acciones y afecto. Nunca me arrepentiré afirmando regularmente mi amor por su madre.

13. Identificando la Gracia de Dios. A medida que mis hijos hacen profesión de fe y mientras empiezan a crecer en carácter piadoso, ha sido una alegría ver a la gracia de Dios en sus vidas. Estoy aprendiendo a decirles lo que estoy viendo, para felicitarlos por ello, y señalar a Aquel que lo ha generado. Sé que nunca me arrepentiré de identificar este tipo de gracia en sus vidas.

14. Expresar afecto. Me encanta caminar mano a mano con mis hijas y me encanta abrazar a mi hijo antes de ir a la escuela. Este afecto físico los hace sentirse seguros y amados mientras les enseña límites y roce platónico apropiado. Nunca me arrepentiré de continuar expresando afecto físico.

15. Planificación de pequeñas sorpresas. Los pequeños y ocasionales regalos cuando vuelvo a casa de un compromiso, una sola rosa para mis niñas cuando le compro a su madre un ramo de flores, y la cena en McDonalds sin ninguna razón en absoluto. Nunca me arrepentiré de la planificación y ejecución de estas pequeñas sorpresas especiales.

16. Darles toda mi atención. Yo casi siempre tengo un dispositivo electrónico al alcance y, a menudo tengo dos o tres de ellos. Es tan fácil salir de una conversación con cada zumbido o pitido, para romper el contacto visual y romper la concentración. Sé que nunca voy a arrepentir dar a mis hijos mi atención cuando tienen algo que decir.

17. Señalarles el evangelio. Señalando el Evangelio El evangelio no es simplemente una puerta de entrada a la vida cristiana, sino la fuente misma de esperanza y gozo en la vida cristiana. Tenemos que volver al evangelio una y otra vez. Necesitamos el evangelio todos los días.. Y nunca me arrepentiré señalarles a mis hijos al evangelio.

Siga leyendo …


Puedes seguir a Teología Sana en WhatsAppFacebookTelegram Youtube.


No olvides compartir ...
2 comentarios en «18 cosas que no me arrepentiré de hacer con mis hijos»
  1. Primeramente doy gracias a Dios por la sana enseñanza, me alegra que todavía en estos tiempos hayan personas que nos alientan, edifican y enriquecen nuestra mente con una correcta enseñanza basada en las sagradas escrituras.
    Agradecería si me pudieran mandar el material en formato pdf para llevar a cabo la lectura, muchísimas gracias. De su amigo Jonatahn Encino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos