No olvides compartir con tus amigos ....

Por: H. Wayne House

Este artículo forma parte de la serie «Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios«

Como todos los ángeles, caídos o no, Satanás es un ser creado por Dios por medio de Jesucristo, el Hijo eterno (Jn. 1:3; Col. 1:16-17).

Fue creado dotado de una gran inteligencia y privilegios (Ez. 28:11-19), y era el más alto de todos los seres angélicos (28:12), pero no fue dotado de un poder ilimitado ni como alguien que tiene un conocimiento omnisciente. No tiene ni omnipotencia ni  omnisciencia. El hecho de que carezca de la segunda se aprecia en Mateo 24:36, donde Jesús habla de la segunda venida: “Pero del día y la hora nadie sabe, [ni el Hijo] ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (cp. Mr. 13:32).

El gran pecado de Satanás fue el orgullo ambicioso de desear ser como Dios (Is.14:12-14), y en buena parte de lo que hace imita el poder y los actos de Dios, pero no puede igualarlos ni sobrepasarlos. Su poder y su posición en la creación son únicos, pero no ilimitados. Satanás no es igual a Dios ni actúa fuera del control ni del plan divinos. Satanás es una figura celestial que está, en todos sus rasgos y actos, subordinada a Dios.

Fuente: Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios © 2013 por Editorial Portavoz, filial de Kregel Publications, Grand Rapids, Michigan 49501.


Puedes seguir a Teología Sana en WhatsAppFacebookTelegram Youtube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.