No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John MacArthur.

Este artículo forma parte de la serie «Amor al dinero y las riquezas«

“Porque raíz de todos los males es el amor al dinero” (1 Timoteo 6:10).

Hay indicadores específicos que nos avisan si estamos amando el dinero.

El versículo de hoy es una referencia clásica y contiene el principio bíblico general sobre nuestra actitud hacia el dinero. Al referirse al amor al dinero, Pablo se refiere esencialmente al pecado de la codicia. Ese pecado es una ofensa grave a los ojos de Dios, lo que significa que debemos desear con todo nuestro corazón tener la victoria sobre él. Y podemos comenzar a lograr tal victoria reconociendo las principales señales de advertencia de la codicia o el amor al dinero.

Hay al menos cinco síntomas principales de comportamiento y actitud que revelan la presencia de la codicia en la vida de uno. En primer lugar, si realmente eres un amante del dinero, te preocupará más adquirirlo que esforzarte honestamente y con calidad en todo lo que hagas. Los creyentes deben buscar la verdad y la excelencia ante todo, y Dios se encargará de que recibamos las recompensas monetarias adecuadas.

Segundo, si eres codicioso, sentirás que nunca tienes suficiente dinero. Tu actitud será como la de las hijas de la sanguijuela que constantemente dicen: “Dad”, “Dad” (Prov. 30:15).

Tercero, si amas el dinero, tenderás a alardear de lo que puede comprar. Estará excesivamente ansioso por mostrar su ropa, su nuevo automóvil o camioneta, o la nueva propiedad que acaba de comprar.

Cuarto, si eres esclavo de la codicia, te molestará dar tu dinero para apoyar causas que valen la pena o ayudar a otras personas. Querrás quedarte con todo para gastarlo en tus propios deseos egoístas.

Finalmente, si estás enamorado del dinero, es probable que peques para obtener más. Eso podría incluir hacer trampa en su declaración de impuestos sobre la renta o informe de cuenta de gastos o engañar a los clientes.

ARTÍCULO RELACIONADO → [EBOOK GRATIS] ¿Es bíblico el diezmo?: Un análisis exhaustivo – John MacArthur

Si amas a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas (Deuteronomio 6:4-5; Mateo 22:35-38), ninguno de esos síntomas estará en tu vida para obstaculizar tu búsqueda de Él. Eso es lo que Jesús quiso decir cuando dijo que no podemos amar y servir a Dios y al dinero (Mateo 6:24).

Sugerencias para la oración: Ore para que Dios haga que el atractivo del dinero sea tan débil para usted que nunca sea esclavo de la codicia.

Para estudio adicional: Escriba y memorice Filipenses 4:11. Llévelo con usted y cítelo para contrarrestar los pensamientos codiciosos de insatisfacción que surgen periódicamente.

De Strength for Today por John MacArthur Copyright © 1997. Usado con permiso de Crossway Books, una división de Good News Publishers, Wheaton, IL 60187, www.crossway.com.

Un comentario en «5 señales de que amas al dinero más que a Dios – John MacArthur»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.