No olvides compartir con tus amigos ....

Rebekah Bouma y Austin Weeson, eran dos jóvenes de apenas 19 años cuando se conocieron en un viaje de ella como misionera a Sudáfrica en “World Race”, un programa cristiano, su historia comenzó en 2017 y desde allí las interacciones se volvieron cada vez más cercanas sabiendo que eran “el elegido” del otro.

Mientras hacían videollamadas decidieron dar el paso y Austin pidió la mano de Rebekah a sus padres en su primer viaje a EE.UU, a lo que de inmediato accedió y planearon una pequeña boda con la ilusión de que ésta en unos meses fuera una celebración más grande acompañados por sus familias y amigos.

El viernes 4 de agosto de 2017 ellos fueron hasta un juzgado de EE.UU y se casaron por civil, el amor de la pareja era notable para todos los que estaban a su alrededor, sus padres manifestaban que “era totalmente real”.

“Estaban muy enamorados. No había ninguna duda de que su amor era real”, dijo John Bouma, el padre de Rebekah, en ese entonces.

“Tenían una fe muy fuerte en Dios y querían servir a Jesús, ser las manos y los pies de Jesús, ministrando a otras personas”, añadió.

Para celebrar ese día habían planeado una cena juntos, y ya habían organizado una recepción de su boda para finales del mes siguiente en el patio de la casa de ella rodeados de todos sus cercanos; ella ya tenía su vestido de novia y él traería a sus padres desde Sudáfrica, pero lamentablemente nada de eso pasó.

Después de unas 20 horas de oficializar su unión de manera legal tuvieron un accidente automovilístico en el que perdieron el control del vehículo en el que viajaban; chocaron contra un árbol en las afueras de Clearwater, en Kansas, informó Wichita Eagle

De inmediato se supo que el misionero Austin perdió la vida en el choque, mientras que su esposa fue llevada de emergencia a un hospital en un estado crítico.

Para el lunes siguiente, ambos ya estaban en la presencia del Señor, debido al impacto que tuvo el terrible accidente.

ARTÍCULO DE INTERÉS: Colombia | Se hace viral foto de policía arrodillado orando en medio de matanza de uniformados

Su familia expresó el amor que ambos colocaban en su servicio a Dios, en los planes que tenían como enviados del Señor a distintos lugares, razón que los unió hasta el día de su partida física; asimismo pidieron oración por la sanidad del corazón de ambas familias.

“Es con un corazón insoportablemente destrozado que les informamos que nuestra querida hija, Rebekah Christina, fue pacíficamente a los brazos de su amado Salvador a las 12:32 am del lunes 7 de agosto. Ella está con el Señor a quien amaba tan profundamente y tan alegremente y ella está con su esposo de un solo día, Austin Wesson, a quien amaba con todo su corazón”, escribió su madre, Rachel Byker Bouma, en Facebook.

“Por favor, mantengan a nuestras familias en sus oraciones”, agregó ella.

A 5 años de la partida de los esposos Wesson, su historia sigue inspirando a muchos jóvenes cristianos en el servicio a Dios y una relación modelo teniendo a Cristo como el centro de la pareja; muchos todavía escriben mensajes de consuelo y apoyo a sus familias y les manifiestan como este testimonio les ha bendecido.

Con información de Bibliatodo.com
5 comentarios en «Jóvenes misioneros van al cielo juntos horas después de casarse, «Querían ser las manos y pies de Jesús»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *