No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Martyn Lloyd Jones.

El temor mayor quita los temores menores; y yo estoy aplicando ese principio a la cuestión de la oración. Cuando usted siente que se encuentra en una especie de torbellino, y no puede dejar de pensar en usted; cuando siente lástima de sí mismo y siente que está pasando por un momento inusualmente difícil con todo en su contra y casi lo está llevando a la desesperación, uno de los mejores remedios es sentarse y decir: ¿Y qué de esto o aquello? ¿Y qué de esta persona, o sea, y qué acerca de los cristianos de otros países?

Arrodíllese y ore por ellos, y pronto se levantará dándose cuenta de que se ha olvidado de sí mismo … hallará que al orar por otros usted está resolviendo sus propios problemas y obteniendo libertad.

Fuente: Lloyd Jones, Christian Soldier, p. 357

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *