No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Jeremiah Burroughs*

¿Existe alguna causa por la que desees tener éxito aquí en la tierra? Puede ser que estés tratando conseguir el éxito disputando y riñendo, y pienses que puedes ganar victoria por tus propias fuerzas y haciendo ciertas amistades, pero eso no está bien, y existe una probabilidad entre cien de que lo logres.

Pero si por la mansedumbre lo dejas en manos de Dios, si te vuelves a Él y lo implicas en esta causa, ciertamente tendrás éxito en lograrlo y obtendrás lo que deseas. Ambrosio dijo que de todas las obras que hizo Moisés, nada lo convirtió en tan honorable como su mansedumbre. Crisóstomo dice que su extraordinaria mansedumbre es la razón por la que Dios le hablaba cara a cara. Los judíos tienen una historia tradicional en que, cuando Moisés estaba a punto de morir, Dios vino a Él, lo abrazó, y sacó de Él su alma.

Si Dios alguna vez sacara el alma de esta forma, sería la de Moisés. En el capítulo doce de Éxodo, Aarón y María murmuraron contra Moisés por casarse con una mujer cusita, y el Señor lo escuchó. Llegaron y altercaron con Moisés diciendo «¿Quién es Moisés?» como si dijeran «¿Acaso el Señor ha hablado solo por Moisés? ¿Se ha de exaltar él sobre otros?». Moisés no clamó en contra de ellos. Su mansedumbre atrajo la atención de Dios hacia su causa. El Señor habló de repente, irrumpiendo, por así decirlo, desde el cielo. Como si Dios dijera «¿Cómo? ¿Están afrentando a mi siervo Moisés? Me presentaré rápidamente en favor de Él». Obvserva que Moisés no fue repentino en sus emociones, y por tanto Dios sí lo fue. Las emociones de Moisés no se revolvieron, pero las de Dios sí.

Tú piensas en cómo otros te han herido y tu enfado se despierta, y de esa forma Dios no se interesa en tu caso. Si eres manso, la ira de Dios se encenderá por ti, y tarde o temprano Él hará justicia a tu causa, mucho mejor que cuando es tu propia ira la que se enciende. Cuanto menos escuches cuando eres herido, más escuchará Dios. ¡Oh, si tuviéramos el espíritu de Moisés!

*Jeremiah Burroughs (1599 – Londres , 13 de noviembre de 1646) fue un congregacionalista inglés y un conocido predicador puritano .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.