No olvides compartir con tus amigos ....

Los especialistas en arqueología bíblica están de acuerdo: 2021 ha sido un año de excelentes hallazgos y avances en el conocimiento de los tiempos bíblicos gracias a la amplia cosecha de objetos, documentos o ruinas encontradas. En ello ha tenido mucho que ver la reactivación de las campañas de trabajo de excavación y exploración que se llevan a cabo en Israel, Turquía, Jordania o Egipto, tras un 2020 de parón obligado por la pandemia y las restricciones adoptadas.

Algunos de los hallazgos más destacados del 2021 son los siguientes:

1- Hallan nuevos fragmentos de manuscritos bíblicos en las cuevas del Mar Muerto

Tras una extensa prospección arqueológica de las cuevas en el desierto de Judá, arqueólogos israelís anunciaron el 16 de marzo los descubrimientos más importantes de esta enorme tarea. Los hallazgos incluyen varias docenas de fragmentos de textos bíblicos de unos 2000 años, un esqueleto de una niña momificado de forma natural de 6000 años, y una cesta de material vegetal perfectamente preservada, de unos 10.500 años.

El equipo que ha estudiado los fragmentos ha podido reconstruir un pasaje del libro de Zacarías 8:16-17, y el pasaje en Nahúm 1:5-6. Estos datarían de finales del primer siglo de nuestra era.

Lee la noticia completa aquí

2- La inscripción de Jerubaal, ¿el Gedeón bíblico?

La Autoridad de Antigüedades de Israel comunicó un hallazgo relevante para el estudio histórico del tiempo anterior a la monarquía davídica, en concreto el período que la Biblia describe como el de los jueces o “caudillos”, que los historiadores sitúan entre el 1.200 y el 1.100 antes de Cristo. Se trata de un fragmento de cerámica con cinco letras escritas en lengua proto-cananea, cuya interpretación más plausible es un nombre: “Jerobaal”. Este nombre aparece en la Biblia asignado a uno de los gobernantes, Gedeón, que de acuerdo al relato del libro de Jueces, liberó a los israelitas de dominio de los madianitas.

La inscripción de Jerubaal, uno de los hallazgos relevantes del 2021.Israel Antiquities Autorithy

Los investigadores se muestran cautos en cuanto a la lectura e interpretación del fragmento. Sin embargo, consideran relevante que la inscripción contiene el mismo nombre que se encuentra en la Biblia y además su datación concuerda con la época relatada en Jueces.

Lee la noticia completa aquí.

3- Una antigua inscripción alfabética hallada en Tel Laquis y su interpretación

Un equipo austriaco descubrió el fragmento en 2018, pero no ha sido hasta abril de 2021 cuando han publicado sus conclusiones en la revista Antiquity de Cambridge University Press.

Primeras evidencias de alfabeto en Israel./Cambridge University Press

La pieza consiste en un fragmento de cerámica de importación chipriota típico del período 1550-1400 a.C. El fragmento mide aproximadamente 40 x 35 mm, y en la parte interior aparecen las letras en tinta oscura. Se puede identificar dos líneas con tres letras en cada una. Además, otras dos letras son discernibles a la derecha de la línea superior, y una tercera entre las dos líneas.

El fragmento alimenta el debate sobre la formación de los idiomas y la escritura alfabética, el cual ocupa a los expertos en la materia y tiene especial relevancia para la comprensión de las sociedades y culturas descritas en el Antiguo Testamento.

Lee el artículo completo aquí.

4- Un campesino encuentra la estela de un Faraón mencionado en la Biblia

El 3 de junio 2021, un campesino que preparaba sus tierras para cultivar hizo un gran descubrimiento: una enorme estela de piedra arenisca de 2,30 metros de largo, 1 metro de ancho, y 45 cm de grosor. El hallazgo se hizo en Ismailía, situada en la orilla noroeste del canal Suez y a 140 km de El Cairo.

La impresionante estela faraónica, hallada por un campesino./Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto

El monumento es probablemente una estela fronteriza realizada bajo el reinado del faraón Wahibre (589-570 a.C.) de la dinastía XXVI (Hofra en hebreo). Seguramente la estela se erigió durante una campaña militar en la que el faraón dirigió a sus ejércitos hacia el este. 

Lee el artículo completo aquí.

5- Descubren evidencias del sismo que narran Amós y Zacarías

Los libros de Amós y Zacarías mencionan un gran terremoto que sacudió Israel “en los días de Uzías, rey de Judá”. Unos 2.800 años después, investigadores israelíes creen haber identificado por fin los restos de la destrucción causada por ese terremoto en Jerusalén, la antigua capital de Judá.

Los objetos mostraron evidencias de una destrucción repentina./Israel Antiquities Autorithy

Los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel desenterraron una capa con evidencias de destrucción repentina en la Ciudad de David. Encontraron todo tipo recipientes destrozados, como lámparas, utensilios de cocina, cuencos y recipientes de almacenamiento que resultaron dañados al derrumbarse los muros de un antiguo edificio.

Lee la noticia en Evangélico Digital, aquí.

6- Una segunda sinagoga en Magdala de hace 2.000 años

En diciembre la Universidad de Haifa anunció el hallazgo de una segunda sinagoga del siglo I, descubierta en la localidad de Magdala. La nueva sinagoga “está cerca de la calle residencial, mientras que la excavada en 2009 estaba rodeada por una zona industrial. Así, las sinagogas locales se construyeron dentro del tejido social del pueblo”, explicó el profesor Adi Erlich de la Universidad de Haifa en un comunicado.

“El descubrimiento de una segunda sinagoga en este asentamiento de Galilea arroja luz sobre la vida social y religiosa de los judíos en el área en este período, y refleja la necesidad de un edificio dedicado para la lectura y el estudio de la Torá y para reuniones sociales”, dijo Dina Avshalom-Gorni, una de los directoras de las excavaciones.

Lee la noticia completa en Evangelical Focus (en inglés) aquí.

7- Hallan restos de una crucifixión romana del siglo II

La práctica de la crucifixión por parte de los romanos está más que documentada, sin embargo no son tantos los restos físicos que han podido ser hallados por la arqueología. De ahí que el descubrimiento en las islas británicas de los restos de un crucificado, probablemente del siglo II, tenga relevancia.

El esqueleto encontrado en un sitio arqueológico romano en Fenstanton (noroeste de Cambridge) por el equipo de Arqueología de Albion era de un hombre de entre 25 y 35 años. Cuando los restos fueron examinados en un laboratorio, los expertos encontraron un clavo a través del hueso del talón.

“La afortunada combinación de buena conservación y la uña que quedó en el hueso ha permitido examinar este ejemplar casi único”, dijo Corinne Duhig, de la Universidad de Camdridge. “Esto muestra que los habitantes de este pequeño asentamiento en el borde del imperio no pudieron evitar el castigo más bárbaro de Roma”.

Lee la noticia completa en Evangelical Focus (en inglés) aquí.

8- Encuentran una amatista con un grabado del “bálsamo de Galaad” de hace 2.000 años

Décadas antes de la destrucción del Segundo Templo, alguien, un judío, posiblemente un peregrino, recorrió el imponente camino que conectaba el estanque de Siloé en las afueras de Jerusalén con el Monte del Templo. Llevaba un valioso anillo con una piedra de amatista grabada. Pero por alguna razón la piedra preciosa cayó al suelo y se deslizó al canal de drenaje subterráneo.

Unos 2.000 años después, la pequeña joya ha sido recuperada al cribar el suelo durante una excavación arqueológica en la zona. Es la primera representación que se ha encontrado del peculiar bálsamo de Galaad.

Lee la noticia completa aquí.

9- Jesús como el “buen pastor”, grabado en un anillo del siglo III

La Unidad de Arqueología Marina de la Autoridad de Antigüedades de Israel ha publicado el hallazgo de antiguos tesoros procedentes de dos naufragios frente a la costa de Cesarea, en Israel. Según Jacob Sharvit y Dror Planer, de la Unidad de Arqueología Marina de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “los barcos probablemente estaban anclados en las cercanías y naufragaron a causa de una tormenta”.

El anillo de oro contiene la imagen grabada de un pastor con una oveja a sus hombros./IAA

Entre otros objetos, se halló un anillo muy especial. Se trata de una pieza octogonal de oro con una gema verde engarzada y grabada con la imagen de un joven pastor con túnica, con un carnero u oveja en sus hombros.

Se trata de un motivo presente en toda la Biblia; en el Antiguo Testamento, Isaías 40:11 dice: “Cuida su rebaño como un pastor: recoge los corderos en sus brazos y los lleva cerca de su corazón”. La imagen es también una de las primeras y más antiguas utilizadas en el cristianismo para simbolizar a Jesús como pastor compasivo de la humanidad. Jesús incluso se llamó a sí mismo pastor: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10:11).

Lee la noticia completa aquí

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL – Ciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.