No olvides compartir con tus amigos ....

Por: J. C. Ryle.

Agradezcamos todos a Dios que tenemos tal nube de testigos para probar que nuestro Señor resucitó. La resurrección de Cristo es la gran prueba de la misión divina de Cristo.

Les dijo a los judíos que no necesitaban creer que Él era el Mesías, si no resucitaba al tercer día. La resurrección de Cristo es la piedra angular de la obra de la redención. Demostró que Él terminó la obra que vino a hacer y, como nuestro Sustituto, había vencido la tumba. La resurrección de Cristo es un milagro que ningún incrédulo puede justificar. 

Los hombres pueden criticar y criticar el burro de Balaam, y Jonás en el vientre de la ballena, si así lo desean, pero hasta que puedan probar que Cristo no resucitó, no necesitamos conmovernos. Sobre todo, la resurrección de Cristo es prenda de la nuestra. Así como el sepulcro no puede detener a la Cabeza, así tampoco podrá detener a los miembros. Bien podemos decir con Pedro:  “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos”. ( 1 Pedro 1:3 ).

Expository Thoughts on the Gospels: John, volumen 3 , [Carlisle, PA:  Banner of Truth , 1987], 478, 479.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.