No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer.

Job 23:8-10: 8 He aquí yo iré al oriente, y no lo hallaré; Y al occidente, y no lo percibiré; 9 Si muestra su poder al norte, yo no lo veré; Al sur se esconderá, y no lo veré. 10 Mas él conoce mi camino; Me probará, y saldré como oro.

Poco a poco, descubrirás el amor de Dios en tu sufrimiento. Tu corazón comenzará a aprobarlo. Aprenderás lo que todas las escuelas del mundo no te pueden enseñar: El cómo la fe puede sanar sin que exista un deleite que te sustente. Sentirás y entenderás el ministerio de la noche, su poder para purificar, apartarte, humillarte y destruir el temor a la muerte, y, lo que es más importante en el momento, el temor a la vida. Y aprenderás que a veces el dolor puede hacer lo que incluso el gozo no puede, como exponer la vanidad de las trivialidades de la tierra y llenar tu corazón con un anhelo por la paz del cielo.

Lo que estoy escribiendo no es original en absoluto. Es algo que ha sido redescubierto por cada generación de cristianos y es casi un cliché de la vida profunda. Sin embargo, es necesario decírselo a esta generación de creyentes, decirlo con énfasis y con frecuencia, porque el tipo de cristianismo que está de moda hoy no incluye nada tan serio y difícil como esto.

La búsqueda del cristiano moderno parece ser la paz mental y el gozo espiritual, con una buena cantidad de prosperidad material que sea la prueba externa del favor divino. Sin embargo, algunos entenderán lo que digo, aunque sean relativamente pocos, y estos constituirán el núcleo de los santos que ponen en práctica las enseñanzas de Cristo, esos santos que tanto necesitamos en este tiempo tan serio, si queremos que el cristianismo del nuevo testamento sobreviva hasta la generación siguiente.

Únete a la página en Facebook de A. W. Tozer para más recursos → CLICK AQUÍ.

CLICK EN LA IMAGEN PARA ADQUIRIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.