No olvides compartir con tus amigos ....

Por: A. W. Tozer.

Juan 15:19: Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

La historia muestra de forma muy clara que la verdadera espiritualidad nunca ha sido algo que posean las grandes masas. En cualquier periodo que tomemos desde la caída de la raza humana, solo unas pocas personas han sido capaces de discernir el camino recto o caminar en la ley de Dios.

La verdad de Dios nunca ha sido popular. Si el cristianismo se vuelve popular, no es que esté a punto de morir, sino que ya ha muerto. El judaísmo popular mataba a los profetas y crucificó a Cristo. El cristianismo popular mató a los reformadores, encarceló a los cuáqueros y arrastró a John Wesley a las calles.

Cuando se trata de religión, las multitudes siempre están equivocadas. En cualquier momento que tomemos, son pocos los que ven y el resto está ciego. El estar del lado de la verdad de Dios contra la moda religiosa de la época, siempre será poco popular y puede ser peligroso.

La iglesia histórica, mientras fue un grupo minoritario y odiado, tuvo poder moral y eso la convirtió en una amenaza para el mal y en invencible ante sus enemigos. Cuando las masas romanas fueron convertidas en cristianas por el bautismo, sin un cambio de corazón, el cristianismo ganó popularidad y perdió su brillo espiritual.

Desde ahí adoptó las costumbres de Roma y siguió las religiones paganas. El pez atrapó al pescador, y lo que comenzó como la conversión de Roma terminó al final con la conversión de la iglesia. La iglesia nunca se ha liberado completamente de esa infame cautividad.

Señor, ayúdame a expresar tu amor por las personas del mundo sin conformarme al mundo.

Únete a la página en Facebook de A. W. Tozer para más recursos → CLICK AQUÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.