No olvides compartir con tus amigos ....

Becket Cook, fue un exitoso diseñador de producción en Hollywood que cambió su vida gay por una nueva identidad en Jesús. Su conversión se desarrolló a través de una oración mediante la cual escuchó la voz de Dios recibiendo, al entonces gay, como un hijo para su Reino. 

Hace diez años, Becket Cook era un hombre gay en Hollywood que había logrado un gran éxito como escenógrafo en la industria de la moda. Trabajó con estrellas y supermodelos, y viajó por el mundo para diseñar sesiones de fotos para marcas reconocidas. Asistió a entregas de premios y fiestas en las casas de presidentes conocidos.

¿Qué cambió para Cook? Conoció a Jesús. En un día trascendental del mes de septiembre, mientras tomaba café con un amigo en su vecindario de Los Ángeles, Cook comenzó a conversar con un grupo de jóvenes sentados en una mesa cercana, con Biblias abiertas frente a ellos. Provenían de una iglesia llamada Reality La, e invitaron a Cook a visitar la iglesia. Cook aceptó la invitación y visitó la iglesia, donde escuchó el evangelio.

” Ese día todas las palabras que salían del predicador cobraban sentido en mí, luego, un joven de la iglesia oró. Me pregunté: ¿Por qué este hombre ora con tanto amor por mí? De repente sentí como una esencia sobrenatural me inundó escuchando una voz diciéndome: “Ahora te adopto, hijo. ¡Bienvenido a mi reino!”  Lloré y acepté a Jesús.

Cook nunca piensa en mirar hacia atrás, ha cambiado su identidad gay por una nueva identidad en Cristo. En los años posteriores, Cook completó una licenciatura en Talbot School of Theology y escribió un libro hablando sobre su conversión. “Tengo un gozo muy especial e incondicional. Estoy feliz de dejar al antiguo yo, sin duda ¡Dios es real!”, concluye Becker.

Becket Cook, fue un exitoso diseñador de producción en Hollywood que cambió su vida gay por una nueva identidad en Jesús. Su conversión se desarrolló a través de una oración mediante la cual escuchó la voz de Dios recibiendo, al entonces gay, como un hijo para su Reino.

Hace diez años, Becket Cook era un hombre gay en Hollywood que había logrado un gran éxito como escenógrafo en la industria de la moda. Trabajó con estrellas y supermodelos, y viajó por el mundo para diseñar sesiones de fotos para marcas reconocidas. Asistió a entregas de premios y fiestas en las casas de presidentes conocidos.

¿Qué cambió para Cook? Conoció a Jesús. En un día trascendental del mes de septiembre, mientras tomaba café con un amigo en su vecindario de Los Ángeles, Cook comenzó a conversar con un grupo de jóvenes sentados en una mesa cercana, con Biblias abiertas frente a ellos. Provenían de una iglesia llamada Reality La, e invitaron a Cook a visitar la iglesia. Cook aceptó la invitación y visitó la iglesia, donde escuchó el evangelio.

Ese día todas las palabras que salían del predicador cobraban sentido en mí, luego, un joven de la iglesia oró. Me pregunté: ¿Por qué este hombre ora con tanto amor por mí? De repente sentí como una esencia sobrenatural me inundó escuchando una voz diciéndome: “Ahora te adopto, hijo. ¡Bienvenido a mi reino!”  Lloré y acepté a Jesús.

Cook nunca piensa en mirar hacia atrás, ha cambiado su identidad gay por una nueva identidad en Cristo. En los años posteriores, Cook completó una licenciatura en Talbot School of Theology y escribió un libro hablando sobre su conversión. “Tengo un gozo muy especial e incondicional. Estoy feliz de dejar al antiguo yo, sin duda ¡Dios es real!”, concluye Becker.

Publicado originalmente en Impacto Evangelístico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.