No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Norman Geisler.

Este artículo forma parte de la serie: Respuestas a las sectas

¿Cómo pudieron los sabios y hechiceros del faraón realizar las mismas proezas poderosas que Dios le ordenó a Moisés realizar? ¿Eso le da crédito al ocultismo?

EL TEXTO:

 Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos (Éxodo 7:11)

TERGIVERSACIÓN:

Varios pasajes de Éxodo (7.11, 22; 8.7) parecen decir que los sabios, hechiceros y magos del faraón, mediante sus «artes secretas» (NVI) o «encantamientos»(Reina-Valera 1995), realizaron algunas de las mismas obras que Dios les ordenó realizar a Moisés y Aarón. Sin embargo, Moisés y Aarón afirmaban haber sido enviados del Señor Dios. ¿Cómo pudieron aquellos hombres realizar las mismas proezas poderosas que Moisés y Aarón llevaron a cabo mediante el poder de Dios? ¿Indica eso que los ocultistas tienen poderes sobrenaturales?

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN:

La Biblia indica que una de las tácticas de Satanás en su esfuerzo por engañar a la humanidad es emplear falsos milagros (véanse 2 Ts 2:9 y comentarios sobre Ap 16.14). Éxodo 7:11 dice: ―Entonces llamó también el faraón a los sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus «encantamientos». Cada uno de los demás versículos afirma algo similar. El pasaje afirma que las hazañas de los magos del faraón fueron realizadas ― «con sus encantamientos [mágicos]».

Algunos comentaristas aseveran que las hazañas de los magos fueron solamente trucos. Quizá los magos habían encantado culebras de manera que se volvieron tiesas y parecían ser varas. Al ser arrojadas al piso salieron de su trance y comenzaron a moverse como culebras. Algunos dicen que fueron actos de Satanás, quien realmente convirtió las varas de los magos en culebras. Pero eso no es admisible en vista de que solo Dios puede crear vida, como aun los magos reconocieron posteriormente (Ex 8.18 – 19).

Sea cual sea la explicación que uno ofrezca en cuanto a cómo se realizaron esas proezas poderosas, hay un detalle común que es válido para cada explicación y se encuentra en el texto mismo. Está claro que, sea cual sea el poder mediante el cual realizaron esas hazañas, no fueron llevadas a cabo por el poder de Dios. Más bien, fueron realizadas «con sus encantamientos».

El propósito de esas acciones fue convencer al faraón de que sus magos poseían tanto poder como Moisés y Aarón, y que no era necesario que el faraón cediera a la petición de éstos de dejar ir a Israel. Funcionó, por lo menos en los primeros tres encuentros (la vara de Aarón, la plaga de sangre y la plaga de ranas). Sin embargo, cuando Moisés y Aarón, por el poder de Dios, hicieron salir piojos de la arena, los magos no pudieron falsificar ese milagro. Sólo pudieron exclamar: «Es el dedo de Dios» (Ex 8.19).

Hay varios puntos en los que uno puede discernir las diferencias entre una señal satánica y un milagro divino.

Se pueden ver esas diferencias en estos pasajes de Éxodo. Aunque los magos pudieron convertir sus varas en culebras, sus varas fueron devoradas por la de Aarón, mostrando la superioridad de ésta. Aunque los magos pudieron convertir agua en sangre, no pudieron invertir el proceso. Aunque los magos pudieron producir ranas, no pudieron deshacerse de ellas. Sus hechos fueron superiores a lo normal, pero no fueron sobrenaturales.

Aunque los magos pudieron copiar algunos de los milagros de Moisés y Aarón, su mensaje estaba relacionado con el error. Básicamente, trataron de copiar los milagros de los hombres escogidos de Dios a fin de convencer al faraón de que el Dios de los hebreos no era más poderoso que los dioses de Egipto. Aunque los magos del faraón pudieron simular los tres primeros milagros realizados por Dios por medio de Moisés y Aarón, llegó el momento en que sus encantamientos ya no pudieron falsificar el poder de Dios.

El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de seis continentes. El tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Barbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.

Un comentario en «¿Cómo pudieron los sabios y hechiceros del faraón realizar las mismas proezas poderosas que Dios le ordenó a Moisés realizar?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.