No olvides compartir ...

Por: J.C. Ryle

… la predicación es el instrumento elegido por Dios para hacer el bien a las almas. Por medio de ella los pecadores se convierten, los indagadores son guiados y los santos son edificados.

Un ministerio de predicación es absolutamente esencial para la salud y la prosperidad de una iglesia visible. El púlpito es el lugar donde siempre se han ganado las principales victorias del Evangelio, y ninguna iglesia ha hecho mucho por el avance de la verdadera religión en la que se haya descuidado el púlpito.

¿Podríamos saber si un ministro es un hombre verdaderamente apostólico? Si lo es, dará lo mejor de su atención a sus sermones. Trabajará y orará para que su predicación sea eficaz, y dirá a su congregación que espera que la predicación tenga los principales resultados en las almas.


Siga leyendo …


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos