No olvides compartir ...

Por: J. C. Ryle.

Hay muchos a quienes debo llamar «casi cristianos», porque no conozco otra expresión en la Biblia que describa exactamente su estado. Hay en ellos muchas cosas rectas, buenas y dignas de alabanza a la vista de Dios. Sus vidas son morales y correctas. Se hallan libres de pecados burdos y evidentes. Tiene hábitos decentes y apropiados. Son diligentes en el uso de los medios de gracia. Parecen amar la predicación del Evangelio. No se ofenden al oír hablar de Jesús, aunque se diga de Él la verdad claramente. No objetan a la compañía religiosa. Están de acuerdo cuando se les habla de su alma con todo lo que se les dice. Y todo esto está bien.

Con todo no hay movimiento en su corazón, por lo menos que se pueda descubrir sin un microscopio. Dan la impresión de estar parados. Semana tras semana, los años van pasando y siempre están en el mismo sitio. Se sientan bajo el púlpito. Aprueban los sermones, pero no les sirve para mejorar. Siempre regulares y constantes, haciendo uso de los medios de gracia, la misma conversación sobre religión, pero nada más. No hay progreso en su cristianismo. No hay vida, ni corazón ni autenticidad en él. Sus almas están estancadas. Y todo esto deja mucho de estar bien.

Lector, ¿eres uno de éstos? Hay millares de ellos en nuestras iglesias. ¿Es éste el estado de tu alma a la vista de Dios? Responde con franqueza. Si lo es, tu condición no es satisfactoria. Como el apóstol dijo a los gálatas, digo yo también: «Tengo dudas acerca de vosotros.»

¿Cómo podría ser distinto? Hay dos campos opuestos en este mundo, el de Cristo y el del diablo; y no se ve claro a qué lado perteneces. No puedo decir que seas descuidado sobre la religión, pero no puedo considerarte decidido. Te apartas de los infieles, pero no puedo colocarte entre los hijos de Dios. Tienes algo de luz, pero ¿es conocimiento que salva? Tienes algún sentimiento, pero, ¿es gracia? No eres un descreído, pero ¿perteneces a Dios? Es posible que seas del pueblo de Dios; pero vives tan cerca de la frontera, que es difícil discernir a qué nación perteneces.  Puede que no estés espiritualmente muerto, pero eres como un árbol en invierno. Y así vives sin dar ninguna evidencia satisfactoria. No puedo por menos de dudar sobre ti. Y sin duda hay causa.

Tomado del folleto “La Cruz de Cristo” de J. C. Ryle

Siga leyendo …


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos