No olvides compartir con tus amigos ....

Por: ​Andrés Birch 

Más de un creyente sincero, atormentado por sus pecados o por su bajo nivel espiritual, se habrá preguntado si no habrá cometido el pecado imperdonable. Entonces, ¿puede un verdadero creyente cometer el pecado imperdonable?

El pecado imperdonable según Cristo

Según el Señor Jesucristo, el único pecado imperdonable es la blasfemia contra el Espíritu Santo: “Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada… Al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” (Mateo 12:31 y 32; Marcos 3:28 y 29). Aunque el Señor no diga de forma explícita que este sea el único pecado que no tiene perdón, es el único que él menciona.

El contexto de las palabras del Señor

Ya se sabe que siempre hay que interpretar las palabras de la Biblia en su contexto y no sacarlas fuera de su contexto. Pero muchas veces, cuando se habla de este tema del pecado imperdonable, se habla poco del contexto en el cual el Señor dijo lo que dijo.

Algunos fariseos estaban diciendo que el Señor echaba fuera los demonios “por Beelzebú, príncipe de los demonios” (Mateo 12:24). En ese contexto, lo que parece que el Señor quiso decir fue que aquellos fariseos, por sus palabras y por la actitud que manifestaban, estaban en peligro de cometer el pecado imperdonable, la blasfemia contra el Espíritu Santo. ¿Qué habían hecho, o qué estaban haciendo, aquellos fariseos para atraer sobre sí una advertencia tan grave por parte del Señor? Pues, ¡estaban atribuyendo los exorcismos que hacía el Señor por obra del Espíritu Santo al mismísimo diablo! Es importante notar las dos referencias en este pasaje al Espíritu Santo: (1) El Señor echaba fuera los demonios por el Espíritu Santo (Mateo 12:28); y: (2) El pecado imperdonable es la blasfemia contra el Espíritu Santo (Mateo 12:31 y 32). Aquellos fariseos estaban en grave peligro de cometer el pecado imperdonable, la blasfemia contra el Espíritu Santo.

Algunas conclusiones

1.El pecado imperdonable es un pecado cometido, típicamente, no por cristianos, sino por fariseos.

2. El pecado imperdonable, aunque sea blasfemia contra el Espíritu Santo, no es tanto un pecado de la lengua, sino una actitud del corazón manifestada en las palabras.

3. El pecado imperdonable no es un pecado de ignorancia, sino un pecado que se comete en contra de la plena luz del evangelio de Cristo.

4. El pecado imperdonable consiste en atribuir a Satanás lo que en realidad es de Dios.

5. El pecado imperdonable consiste en rechazar el testimonio del Espíritu Santo al Salvador, el Señor Jesucristo.

6. El pecado imperdonable es el pecado de rechazar al Señor Jesucristo y el mensaje del evangelio, pero no de manera parcial y temporal, sino de manera total y definitiva.

Conclusión

Este único texto bíblico explícito sobre el pecado imperdonable, interpretado en su contexto, da a entender que un cristiano verdadero no puede cometer el pecado imperdonable.

Andrés Birch es un misionero británico afincado en España desde 1983. Actualmente es pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Palma de Mallorca, España. Puedes seguir a Andrés en Twitter.

2 comentarios en «¿Puede un cristiano cometer el pecado imperdonable?»
  1. Buenos días
    A veces, por la desesperación ante el dolor o la adversidad se habla de más, no hay conciencia de lo que se dice, en sus cinco sentidos, no se diría lo que se dijo
    La fe es lo que jamás se debe de perder, aún en estado de muerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.